domingo, abril 14

Xavi Hernández: “Lo del tiempo añadido de hoy es una vergüenza, estamos haciendo el ridículo” | Deportes

Xavi, en el Coliseum Alfonso Pérez durante el Getafe-Barcelona.JUAN MEDINA (REUTERS)

Al Barcelona se le atragantaba el partido en Getafe y Xavi perdió la paciencia. “Le he dicho que estaban permitiendo muchas faltas y a nosotros no. Por eso me ha expulsado”, explicó el técnico azulgrana en referencia a la roja que vio en el segundo tiempo. “Protestó de manera ostensible una de mis decisiones”, justificó el árbitro su amonestación en el acta. El enfado de Xavi no terminó ahí. Al contrario. Al término del encuentro, el técnico se encendía cada vez más en su comparecencia para DAZN. “El otro día tuvimos una reunión con los árbitros y el primer cambio en la norma nos dijeron que iba a ser que nos entenderían más a los técnicos, que soportamos mucha tensión durante los partidos”, se soltó. No recibió la empatía deseada en el Coliseum. Y añadió: “No tiene importancia mi expulsión. Importa lo que pasó en el terreno de juego. Lo intentamos de todas maneras, pero no hemos podido. Creo que merecimos ganar, pero no ha sido suficiente. Una pena”.

Getafe

0

David Soria, Gastón Álvarez, Domingos Duarte, Mitrovic (Portu, min. 45), Damián Suárez, Mata, Juan Iglesias, Maksimovic, Aleñá (Lozano, min. 64), Djene y Juan Latasa (Mayoral, min. 64)

0

Barcelona

Ter Stegen, Koundé, Ronald Araújo, Alex Balde, A. Christensen (Abde, min. 45), Raphinha, Pedri (Ansu Fati, min. 79), Gündogan (Gavi, min. 79), Oriol Romeu (Lamine Yamal, min. 75), Frenkie De Jong y Lewandowski

Goles

Árbitro César Soto Grado

Tarjetas amarillas Mitrovic (min. 15), Mata (min. 31), Raphinha (min. 37), Damián Suárez (min. 82), Lozano (min. 84), Djene (min. 91), Gavi (min. 100) y Portu (min. 105)

Tarjetas rojas Raphinha (min. 41) y Hernández Creus (min. 70)

La de este domingo fue la primera expulsión de Xavi -ha recibido nueve amarillas- como técnico del Barcelona en 91 partidos. Como jugador, en cambio, había visto cuatro rojas en 767 partidos. “Pierden tiempo, interrumpen… es su fútbol. Es normal”, se irritaba mientras analizaba el partido. No era la primera vez que el Barça se quedaba mudo en el Coliseum: por cuarta vez consecutiva el equipo regresa sin un triunfo de Madrid. Un empate no exento de polémica. Xavi explotó cuando le preguntaron por la mano de Gavi que señaló el árbitro cuando los azulgrana protestaban un penalti sobre Araujo. “No veo mano por ninguna parte. Si no son manos claras, no se pita. Eso nos dijeron. Ya no me gustó la reunión de los árbitros el otro día y hoy tampoco. Lo de hoy del tiempo es una vergüenza”, subrayó el entrenador del Barça.

En el primer tiempo, el árbitro añadió 10 minutos, nueve en el segundo. “Hay que parar ya las pérdidas de tiempo. Han perdido 25-30 minutos en la segunda mitad. Es una vergüenza, los árbitros deben actuar”, intervino Frenkie De Jong. Y, por si no había quedado clara su postura, Xavi remató: “Hay que poner tiempo efectivo en el fútbol ya. Estamos haciendo el ridículo”.

El cuerpo técnico del Barcelona sabía que el Coliseum Alfonso Pérez no era la plaza más sencilla para despertar la Liga. “Es un campo en el que necesitas estar fino y es difícil estarlo en la primera jornada”, comentaba, en la previa del duelo, un miembro del staff azulgrana. Xavi, entonces, cuando diseñó la alineación, apostó por sus cuatro centrocampistas con más toque: Oriol Romeu, Gündogan, De Jong y Pedri. “Es uno o dos toques, uno o dos toques… que pasen más cosas”. Transcurría la pausa de hidratación del primer tiempo y el entrenador repetía una y otra vez: “Uno o dos toques, uno o dos toques”. No había manera de hilar tres pases seguidos.

La entidad azulgrana había logrado inscribir a la mayoría de sus futbolistas -solo dejó fuera de la lista al lesionado Iñigo Martínez; al portero suplente, Iñaki Peña; y al lateral, Marcos Alonso- y Xavi no dudó de que necesitaba en su once inicial a sus dos refuerzos predilectos: Gündogan y Oriol Romeu. El que se quedó en el banquillo fue Gavi. La intensidad del canterano, con problemas en la espalda y con apenas 30 minutos en el pasado trofeo Joan Gamper, no era la carta que necesitaba el técnico en el campo del Getafe.

Pero el Barcelona no encontraba juego en la medular. El Getafe, bien agrupado en el fondo, apretaba las líneas y apagaba a los talentosos volantes azulgrana. Xavi, entonces, pidió más presencia en las bandas. Ninguno tan importante para el técnico como Raphinha. De hecho, el brasileño era el futbolista más desequilibrante del Barça en el Coliseum: dos remates, una gran ocasión creada, seis duelos ganados de ocho y 100% de efectividad en sus tres regates intentados. Pero el brasileño se desesperó, nada raro para los azulgrana en Getafe. La frustración del 11 se tradujo en un codazo a Damián Suárez. Roja. “Juegas con uno menos y te tienes que adaptar. Es una expulsión clara y no nos puede pasar”, expuso Ter Stegen, capitán del Barcelona. “Lo de Raphinha es un cúmulo de cosas. Dejan jugar, a ellos les permiten cosas y a nosotros, no. Los límites debe ponerlos el árbitro, hoy ha permitido demasiado, hasta el punto de que nosotros hemos perdido la cabeza, cosa que no debemos hacer”, se sumó Xavi. El colegiado pitó 20 faltas del Getafe por las 11 que le señaló el Barça. Raphinha, en cualquier caso, no fue el único del Barcelona que se exasperó en la casa de José Bordalás.

Para solucionar la ausencia de Raphinha, Xavi compensó con Abde. Y fue justamente en una acción del extremo cuando Xavi perdió los papales. Según el técnico, a Abde lo agarraron cuando se plantaba solo frente a David Soria. “El árbitro lo permite. No hay otra. Lo he comentado y me expulsan por eso. Si vendemos LaLiga y tenemos esto… no es positivo para nadie”, protestó el preparador del Barcelona, que intentó ver los más de 20 minutos que restaban de duelo en el túnel de vestuarios y después se trasladó a las cabinas de prensa, donde lo espera el resto de su staff. Por entonces, azulgranas y azulones ya jugaban con 10 jugadores cada uno tras la doble amarilla a Jaime Mata.

“Creo que hicimos un buen partido. No queríamos parar el partido, pero era difícil, por el contrario, y por nosotros mismos. Defienden bien, son incómodos. Ellos no crearon peligro y nosotros sí tuvimos una o dos claras que nos podrían haber dado a victoria”, insistió Ter Stegen. “En la segunda parte hemos estado bien, hemos ido a por el partido, con 10 hombres hemos estado muy bien, el año pasado empezamos también empatando, orgulloso de la segunda parte por cómo lo ha intentado el equipo”, cerró el técnico del Barcelona.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.