miércoles, abril 17

Villarreal se rehabilita ante un Betis en decadencia | Fútbol | Deportado

Hay momentos decisivos en el desarrollo de las particiones. En el minuto 66, con el marcador 2-2, Jorgensen realizó una parada brutal ante Fekir. En la siguiente jugada, Gerard Moreno se inventó un control de los huecos altos para dejar solo a Sorloth, que puso el 2-3. Acciones claves de un choque que ganó en forma el Villarreal. Los de Marcelino se rehabilitaron tras su derrota europea ante el Marsella (4-0) y mostraron mucho orgullo. El Villarreal es un equipo de calidad, que consiguió su tercera victoria consecutiva en La Liga y que estuvo avalado por un Betis que traspasó la piel de Europa. Los vinos verdes y blancos se mostraron de forma aceptable en la primera parte y de forma inexplicable en la segunda parte. Regalaron un gol en propia puerta, el 2-2, de Sokratis, y luego no fueron capaces de nada ante un rival con problemas en defensa. El Betis estuvo soso, con Fekir sin fuerzas, y con jugadores como el Chimy Ávila con poca cabeza. Le ganó la segunda amarilla en una protesta absurda luego de que el colegiado fuera expulsado por Alberto Moreno un minuto antes. Sin ideas, el Betis se marchó al Villarreal. Sorloth marcó el 2-3 (llegó a marcar un triplete ante el Granada) y los suyos dominaron para liquidar la recta final del choque ante la incapacidad del conjunto verdiblanco, ahora séptimo y cuarto de Europa.

2

Rui Silva, Sabaly (Abde, min. 87), Juan Miranda (Pablo Busto, min. 87), Chadi Riad, Sokratis, Fekir, Guido Rodríguez (Marc Roca, min. 78), Chimy Ávila, Fornals (Ayoze Pérez, min. .67), William Carvalho (Johnny, min. 78) y Willian José

3

Villarreal

Jorgensen, Eric Bailly, Kiko Femenía (Yerson Mosquera, min. 90), Mandi, Alberto Moreno, Comesaña (Capoue, min. 81), Álex Baena (Jorge Cuenca, min. 73), Parejo, Bertrand Traoré (Ilias Chakkour, min. . . 73), Gerard Moreno (Coquelin, min. 73) y Sörloth

goles 1-0 minuto 29: Guido Rodríguez. 1-1 minuto. 40: Álex Baena. 2-1 minutos. 46: Willian José. 2-2 minutos 48: Sócrates (pp). 2-3 minutos 66: Sorloth.

Árbitro Alejandro José Hernández Hernández

Tarjetas amarillas Bertrand Traoré (min. 29), Jorgensen (min. 78) y Johnny (min. 91)

El Betis necesita el triunfo ante el Villarreal. Purificados por la victoria de la Real Sociedad, que les relegó a la séptima plaza, los Pellegrinis aprovecharon el ambiente festivo del Benito Villamarín para probar suerte al equipo de Marcelino. Aunque ganó en Europa, el Villarreal llegaba con racha de quedarse perdiendo en Liga (cuatro empates y tres victorias) y demostró que tiene el toque adecuado. Ahora hijo, ocho. El problema de Marcelino, sin embargo, está en su falta de pasión. Es un buen equipo, pero demasiado frío y con serios problemas.

Por eso, un choque muy igualado, con muchos balones al pie, se definió con tres bazas de efectividad y calidad. El primero, al final del balón, con los dos centrocampistas del Betis, Carvalho y Guido, ejerciendo de delanteros ante la pasión de la defensa amarilla. Marcó Guido, con el título que reclama en renovación, tras asistencia del portugués. Y lo mismo hizo Baena tras una excelente partida entre Moreno y Sorloth, que aprobó la retirada de Fornals. Dos goles producidos por dos clubes y un tercero, el segundo del Betis, explicado con precisión por Cirujano. William Carvalho, buen titular en el Metropolitano, lanzó un gran pase a Fornals, que pegó en el área sobre la raya. Willian José se encariñó con Bailly, quien no salió bien de la jugada. Un buen gol que desarmó al Villarreal trasladándole empatía.

Todo lo bueno que mostró el Betis en la primera parte se diluyó en la segunda. Sokratis marcó un gol justo en la portería del Villarreal. Gerard Moreno se movía entre líneas y el club jugador llegaba en el minuto 66. En una paradoja, de Jorgensen el marcador era 2-3. El control del partido por parte de los visitantes fue total en el tramo final del choque. Mucho más después de que ambos conjuntos se dieran con 10 por las expulsiones de Alberto Moreno y Chimy Ávila. Parejo empezó a controlar el balón y el Betis se fue adelgazando. Fekir, muy lento, era la viva imagen de la vertiente bética. El Villarreal consiguió su tercera victoria consecutiva en La Liga, sin que le pesara la goleada recibida ante el Marsella. El Betis, con toda una semana limpia para preparar el partido, se asfixió. El fútbol no tiene a nadie pensando en ello.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.