sábado, mayo 18

Un presidente de la RFEF que no nos recibe | Fútbol | Deportado

El TAD dijo que Pedro Rocha no puede convocar elecciones en la asamblea de la Federación, sino sólo designar al sucesor de Luis Rubiales, como presidente de la gestora que es. Así responde a la denuncia de un singular personaje y juez que vive en las afueras de nuestro fútbol, ​​Miguel Galán, a quien respondió demandante porque se sitúa en el centro de todo tipo de cuestiones, como un ecologista exagerado.

Este fue un problema importante. La intención de Rocha la trazó el gran Rasputín de Rubiales, Tomás González Cueto, cuya influencia en el TAD nos hizo ver que afortunadamente es sirena, aunque siga pesando menos en la desnortada Federación, al que sirve desde su bufete de abogados. Rocha, presidente de la extrema, fue acogido por el dedo de Rubiales en su numerosa corte de vicepresidentes (Rafael del Amo presidente de Navarra, Pablo Lozano de Andalucía, Joan Soteras del catalán, Salvador Gomar de Valencia, Elvira Andrés, Antonio Suárez ex de Canarias y Miquel Bestard, ex del Mallorca), para pilotar la Federación durante su ausencia, que preveía equívocamente corta, pensando en una incapacitación de meses. Tuvo lugar la noche de su dimisión, de la que abandonaría a la mañana siguiente. Designó a Rocha como presidente de la dirección “para convocar elecciones después de los Juegos”.

La historia es amplia, y Rocha ha aprovechado este tiempo para estar cómodo. Mareó a Víctor Francos para convencerse de que las dos elecciones se pueden reducir a una, porque sus amigos peludos le desearon que fuera su camino más seguro para perpetuarse. Ahora le han pellizcado y tiene que hacer lo que exige la norma. Esto se ha planteado una primera vez: ¿son válidas las decisiones que ha tomado en este tiempo, como el derroche o la renovación del seleccionador?

Todos los aspirantes a candidatos se enfrentan ahora a un dilema: ¿hacer esta primera elección o esperar a la reunión? En uno y otros casos, quienes quieren que el presente sea imprescindible pueden contar con un fuerte número de respuestas entre los presidentes regionales.

¿Por qué decidiste tanto si solo el hijo 19 estaba en un grupo de 143 miembros? En ella, además de 12 de fútbol-sala y 3 de fútbol-playa hay 108 de fútbol en secas, repartidos entre clubes (49), jugadores (32), entrenadores (10) y árbitros (11); cada uno aparte de profesionales y no profesionales. De estos últimos, que dependen directamente de su presidente autonómico, hay 29 clubes, 19 jugadores, 10 entrenadores y 7 árbitros. O mar, 65. Quien con las 19 califas suman 84. Mayoría holgada.

Este es el truco que permite que la Federación sea durante años una institución cerrada, donde todos cocinan todo. Mirados de lejos, sono un colectivo borroso. Buscando miras, el alcalde encontrará sobradas o sospechas fundamentales de algún error garrafal, incluso de carácter económico, de irregularidad en las elecciones que las levantaron ahí, de abuso de poder, de alguna deficiencia política en el pasado en cualquier caso… Evitemos el miedo si pensamos que entre ellos decidiremos liderar una federación que gestionará los símbolos patrios en escenarios de máxima exposición.

La noticia es que ante esta nueva elección hay desunidos. Los implicados en la Operación AlmaLos que pasaron por el penal Ángel María Villar, se agrupan alrededor de Rocha, porque esperan protección para él y para ella. Rasputín González Cueto. Entre el resto hay menos tendencias, pero sin entendimiento entre ellas. Digamos que contra Rocha están hoy Asturias, el País Vasco, las Castillas, Valencia, Baleares, Canarias y al principio también Andalucía.

Puedes presentarte a cualquiera que tenga muchos personajes famosos que te hayan amado, y algunos que hayan expresado explícitamente su opinión sobre el tema: Carlos Herrera y Eva Parera. Entre los del tantoo podemos mencionar a Mateu Alemany, Rami Aboukhair, Carlos Suárez o Javier Lozano. Mateu Lahoz se ha dado a conocer por sí mismo y por su mecanismo de coche bomba. (“Si ‘el fútbol’ me lo pide…”).

Para un chico, Rocha, que ha establecido una paz ventajosa con LaLiga y se casó como director general con Rami Aboukahir, un hombre con excelentes relaciones con Tebas. Por el otro lado, hay alguna figura que se puede sumar al resto, en caso de que tuviera partido. Pero debo ser externo, porque entre ellos luchó por la primacía.

Y, al final, un Mundial en España compartido con Marruecos y Portugal, que exige que al frente de la Federación haya alguien que al menos no tenga nuestra opinión.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_