sábado, mayo 18

Swiatek, el número uno que busca el único gran triunfo en Madrid que sobrevuele su arco | Tenis | Deportado

Hace un momento, el martes, cuando Iga Swiatek, la número uno del mundo, parecía jugar en el estadio Manolo Santana tras perder el primer partido de los cuartos de final del Mutua Madrid Open ante Beatriz Haddad Maia (14ª). Con decenas de brasileños en las filas animando a su compatriota, la jugadora polaca luchó con los errores no forzados y perdió el partido por 4-6 cuando apenas un instante antes dominaba por 4-1. El número uno, solo, reaccionó al momento y comenzó con su ritual tenístico: golpeó el muro de hormigón desde el fondo de la pista, dominó con el revés y el trasero y a ritmo de perforaciones del atacante destrozó a su rival (4 – 6, 6-0, 6-2, 2h 30m). “¡Vamos, vamos nas pernas!”, “¡vamos carlo!”, gritaron los brasileños a Haddad Maia, que se preguntó sin respuesta cuando Swiatek, competidor de titanio, sufrió su nivel por metros en las semifinales del torneo, la única gran cita disputada sobre arcilla en la que no ha triunfado el Polaca, que a sus 22 años suma sobre el arco tres Roland Garros y dos coronas en el Foro Itálico de Roma.

Swiatek ha dominado el circuito femenino con mano de hierro desde que la australiana Ashleigh Barty anunciara en marzo de 2022 que se retiraría en apenas 25 años porque el tenis no estaba en su mejor momento, pero nunca conquistó Madrid, donde las condiciones se han dado más de una vez. pista dura. La altitud de la ciudad —657 metros sobre el nivel del mar— aumenta la velocidad de la pelota. “[Competir en Madrid] claramente es diferente. Por favor tenga en cuenta y ajuste [los golpes] Desde el principio, pero entre unas partes puedes sentirte más libre, más natural, porque las notas van mejorando. Después de todo, es más complicado”, respondió Swiatek en la calle a una pregunta sobre este diario del triunfo ante Haddad Maia.

Este año es el tercer cruce del polo en la Mutua. En la primera, en 2021, pasó a tercera ronda, pero el año pasado alcanzó la segunda, su mejor resultado hasta el momento: fue protagonista de una de las mejores finales femeninas de la historia del torneo ante la número dos del mundo. , Arina Sabalenka. El bielorruso, tenista afilado, pura potencia, logró el tercer tercio y el título a base de zurriagazos, golpes fuertes que en Madrid siempre causan más daño por la velocidad que alcanzan. Es el único partido en el arco que Sabalenka, que el año pasado arrestó a su número uno entre septiembre y noviembre, ha ganado a Swiatek. En los partidos de Roma (2022) y Stuttgart (2022 y 2023) todos cayeron y no consiguieron hacerse con el set.

En esta edición de Madrid, el número uno marcará las semifinales -su decimoquinta en un WTA 1000, récord de una tenista menor de 23 años- con la estadounidense Madison Keys (20ª), que esta noche derrotó a la tunecina. Ons Jabeur (9º) gana el partido (0-6, 7-5, 6-1, 1h 35m). Una de las señas de identidad de su carrera quedó reflejada en la bandeja hasta la penúltima subida: 6-0. Sara Sorribes, la mejor raqueta española del momento, fue castigada ayer en octavos con un 6-1 y 6-0. La Polaca le da un parcial de 12 partidos a 0 tras los cuales la jugadora castellonense se hace con la primera plaza en el resto. A mediados de este martes también le regalé uno. rojo a Haddad Maia en el segundo manga. De hecho, fue el 78 cuando el tenista de Varsovia se lanzó de esa forma en un set ante un rival. En mayo de 2021, en su primera corona en un WTA 1000, logró un récord histórico antes de la derrota de Karolina Pliskova por la Roma: un doble 6-0 en apenas 46 minutos, una clasificación en un torneo de esa categoría o superior que no tiene. No amanecía desde que la alemana Steffi Graf, ganadora de 22 importante— Sonrojó en 1988 en Roland Garros a la bielorrusa Natasja Zvereva con idéntico marcador.

Iga Swiatek, fanática de ACDC y Pink Floyd y entusiasta de las lecciones, dejó ir en diciembre de 2021 a su entrenador de hace cuatro años, Piotr Sierzputowski, y se unió a Tomasz Witkorowski. Dio logró así un salto cualitativo en la pista dura, al ganar un US Open (2022), seis WTA 1000 —en 2022 se convirtió en la primera jugadora de la historia en ganar los tres primeros WTA 1000 del año siguiente— y las WTA Finals de 2023. Además, el año pasado también estuvo por tercera vez en Roland Garros, no más de 22 años. Nadie ganó cuatro Grand Slams en esa época desde que mató a la formidable Serena Williams (con 20).

En París fue exactamente donde exploró: en 2020 rompió todos los pronósticos y sin ceder un set levantó Roland Garros para convertirse con 19 años en el primer campeonato polaco que levantó a un grande. Lo hizo a la misma edad que su ídolo, Rafael Nadal, ganaba la primera de sus 14 copas de los Mosqueteros. En 2021, Swiatek estuvo al nivel de París, el día en que Baleares cayó en semifinales ante Djokovic en cuatro sets. La polaca no dejó de hacer gestos de sufrimiento durante la remontada de Serbia, y durante el partido contó que lo había superado fatalmente y había acabado llorando por la derrota. Este martes, en la calle, le preguntaron si a veces pensaba en pedirle algo a algún rival para llegar al partido, como cuando el lunes el argentino Pablo Cachín, quien le preguntó en pleno piso a Nadal si Le daría la camiseta para perder contra él: “La verdad es que no, pero si juegas contra Rafa si le preguntas, así supongo”.

En un circuito femenino donde la inestabilidad ha marcado los últimos tiempos, la atleta polaca prácticamente se alza como número uno desde hace dos años y aguanta el tenis, físicamente: sus pilares son muy fuertes y se mueve de forma espectacular desde el fondo de la pista, desde donde es muy Difícil mantener el ritmo y la cabeza para, por momentos, marcar una época en el circuito. Con la presión sabe convivir desde que ganó Roland Garros en 2020. “Siempre aquí para inspirar a otros. Es más fácil encontrar motivación cuando sientes que los niños te apuntan. Supone también una carga sobre los hombres, y estoy aprendiendo a luchar con eso sin que me afecte la mentalidad y la actitud”, dijo Swiatek en Madrid, donde estos días buscan el único gran triunfo que cae sobre el arco.

Swiatek celebra un punto este martes durante su partido contra Haddad Maia en Madrid.Ana Beltrán (REUTERS)

Nadal cae ante Lehecka; Alcaraz avanza a cuartos

Rafa Nadal, pentacampeón en Madrid, acabó esta noche en octavos ante el 31º del mundo, el Checo Jiri Lehecka (7-5, 6-4, 2h 3m), en la que confirmó que será su última participación en la Mutua. El Balear, que cumplirá 38 años el próximo 5 de junio, sufrió el poderío de su rival -hizo algunas bolsas a más de 230 kilómetros por hora- y ganó las tres primeras mangas.

Carlos Alcaraz, número tres del mundo, cayó derrotado en tres sets (6-3, 6-7 (5), 7-6 (4), 2h 55m) ante el inglés Jan-Lennard Struff (24º), finalista de la edición. del año pasado, en el que precisamente perdió contra el murciano. Alcaraz meditará sobre este milagro en las horas con Rublev (antes de las 16, La 1 y Movistar), que hoy ha dejado al holandés Griekspoor.

También avanzó a la última entrega del torneo Medvedev (la primera vez que lo hace) al derrotar a Bublik. El ruso, número cuatro del mundo, le recibirá querido con Lehecka el jueves. Ruud, uno de los favoritos a alzarse con el título final en Montecarlo y ganar en Barcelona, ​​​​cayó ante Auger-Aliassime en dos sets. El canadiense también se enfrentará al cuartofinalista mundial Jannik Sinner de Italia, quien tuvo la revancha antes de que Khachanov perdiera la primera manga.

Zverev, bicampeón en Madrid, perdió ante Cerúndolo en dos sets. El argentino hablará mañana con Taylor Fritz (antes de las 21.30 horas) de cara a la siguiente ronda tras el derrumbe del estadio de Hurkacz.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.