sábado, mayo 18

Silvia Calzón: La directora del CELAD da impulso a un nuevo Real Decreto de drogas contra las drogas | Ciclismo | Deportado

Ni el Real Decreto de Lucha Contra el Dopaje de octubre aprobado fue perfecto, ni los requisitos para ser agente de control estaban bien descritos en la ley. Así lo entiende desde el pasado mes de febrero Silvia Calzón, directora del CELAD, la agencia antidopaje española. Calzón anunció que alguien ha consultado públicamente sobre el cambio de reglas, que está en la raíz de la grave crisis de la agencia que terminó con la venta de su anterior director, José Luis Terreros.

Los puntos conflictivos que queremos modificar en el Real Decreto se refieren a la referencia a las autoridades terapéuticas, la ubicación de los deportistas para los controles, la posibilidad de realizar controles entre las 23.00 y las 6.00 horas y la definición más precisa de la piscina algunos deportistas para controlar fuera de la competición, así como concretar en cuanto al paso biológico las referencias al estándar internacional que es la aplicación, la gestión de resultados (ISRM). Desde que la Audiencia Nacional anuló una sanción por el pasaporte biológico, esta herramienta antidopaje supuso un lastre para el sistema español. La práctica de aceptar medicamentos terapéuticos justificados -uso de medicamentos prohibidos para tratar una enfermedad- con recetas antedatadas (prescriptas después de los hechos, pero con fecha anterior) no sólo fue habitual en España, sino en todos los organismos del mundo, sino que ha generado Casos contradictorios como el de la maratonista española Majida Maayouf.

También busca modificar, a través de una orden ministerial públicamente disponible, los requisitos para ser agente de control. Para análisis de sangre y extracciones de exhibición biológica será necesario, como ahora, estar en posesión de un certificado sanitario. Sin embargo, para la recolección de orina solo si la condición de ser alcalde mayor de edad ya ha expirado. No se preocupaba por el dominio del español del agente y tenía casos de agentes extranjeros, contratados por la alemana PwC, que no podían comunicarse con los deportados. Se emitirá un derecho mínimo con el pedido. Además, todos los agentes deberán superar un curso de formación antes de obtener la cualificación. La mayoría de los agentes autorizados en España cuentan con el título de Experto en Prevención de Drogas que obtuvieron por la Universidad Católica de Murcia (UCAM). Dado que la UCAM exige que pagues un número de matrícula, el curso cuenta con el apoyo del CELAD y en su sección profesional se encuentran algunos de los funcionarios de tu CELAD.

Cuando era pequeña, casi una niña, en Utrera, tarde en el Tour y la Vuelta, pasó Silvia Calzón con su madre pegada al televisor, cariñosa y emotiva con Indurain y Perico, y, sobre todo, con Chava Jiménez, tan rebelde, tan diferentes que todos están tan felices cuando ponen los pies en los pedales y pisan los pedales. Era su único ídolo. Ciclismo, sobre deportes. Todo esto sucedió un día de diciembre de 2003 cuando Chava, cliente de Eufemiano Fuentes, murió, muy joven, víctima de una profunda depresión y adicción, en una clínica de desintoxicación. Tu muerte expuso el lado más oscuro del ciclismo. Su conocimiento supone el fin del amor de Calzón, y de miles de entusiastas hasta aquí, por un deporte añorado como nadie por el dopaje. Sin pérdida, sin embargo, la admiración por la capacidad de acción del ciclista de El Barraco. Aprendí que el segundo es un aspecto de la salud pública, capaz de provocar la muerte de un deportista, que puede ganar credibilidad de un deporte, de un deportista e incluso de las administraciones públicas.

Dos décadas después, ironías del destino cuestionadas, Calzón, de 48 años, era el nuevo director del CELAD, la agencia española contra las drogas, tras el despido de su anterior director, José Luis Terreros, y su gestión de algunas medidas de control a la investigación. por la Fiscalía de Madrid y el Tribunal de Cuentas, así como a las críticas de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

Además de su historia de amor y desvinculación con el deportado, el perfil que enalteció a José Manuel Rodríguez Uribes, presidente del Consejo Superior de Deportes, a la elección, fue el de gerente de salud –Calzón es doctora en economía y médica experta en salud pública–. Crecida en el sistema sanitario andaluz que demostró su gran capacidad como Secretaria de Estado de Sanidad durante la pandemia.

El cambio legislativo iniciado con el proceso de consulta pública son decisiones de Calzón después de tres meses al frente de la agencia y de cambiar la mesa directa, para mejorar la gestión y obtener más rigor, más transparencia y más eficiencia, si se traduce en prensa. nota que acompaña a la información sobre las cifras de Manuel Sarmiento como número dos de la agencia, jefe del departamento de control, en sustitución de Jesús Muñoz Guerra, historiador de la mecánica antidopaje en España, también en el disparadero de gestión de controles y resultados; del médico y exnadador olímpico Carlos Peralta como jefe de prevención, en sustitución de Enrique Lizalde, que está jubilado, y de Montserrat Herranz como secretaria general en sustitución de Ramón Sánchez, que pasa al Instituto Carlos III. Ninguno de los tres nuevos directores se ha puesto en contacto jamás con el antidopaje español ni con sus agencias.

Todos los actos de la agencia serán supervisados ​​por una comisión de control, de reciente creación, y debatidos en una comisión de coordinación en la que estarán representados los deportados activos, que por tanto tenderá a tener un cierto peso en la política antidopaje española.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_