sábado, abril 13

Open de Australia 2024: Paula Badosa, ante su circunstancia: “Soy orgullosa, me cuesta igual donde estoy” | Tenis | Deportado

La paradójica realidad actual de Paula Badosa conduce a un doble extremo: está feliz en Melbourne, donde vio un gran pisar tras un año medio de uso, y al mismo tiempo realizó el gesto durante el encuentro con el enviado especial porque allí dos Los últimos años les han venido mal a los hombres y quien los tuvo en sus manos, incluso tan cerca de la gloria, los acabó vagando entre los dedos y, dice, duelos. Duelo mucho. Hoy por hoy, no se reconoce.

“He tenido momentos de batalla, pero como estuve fuera de la competición no he visto mucho tenis. He desconectado y no he visto a los jugadores… Pero ahora voy al club, voy a competir, y me gustaría estar donde estoy. Mentalmente me siento similar. Soy una persona competitiva y orgullosa, así que no me va bien en esta situación”, escucho mientras la última actualización de la lista del sitio es el número 100 del circuito. Y no hace tanto, a mediados de 2022, fueron los dos. Anteriormente había ganado Indian Wells y soñaba con un grupo grande en un Grand Slam, antes de lesionarme. La última, una fractura vertebral por culpa de la L4, puede que el pasado curso, Roma, trizas todos sus planos. Seis meses de matrimonio, el regreso de varios amigos frustrados -Wimbledon, la gira norteamericana en canchas duras y la Copa Billie Jean King con España- y sobre todo los chicos, muchos chicos.

“El momento más importante es ahora”, explica la catalana, de 26 años y que debutará esta semana (8.30 horas, Eurosport) ante Taylor Townsend (73º).Me gusta protagonizar grandes escenarios y mi espada está bien cuidada, pero necesito tiempo para alcanzar mi nivel, para quedarme en el cien por cien. Esto es un proceso y yo vengo a quedarme seis meses en un sofá; Sí, eso me costará tiempo llegar a mi mejor nivel. Sin embargo como lo vi al más alto nivel”, especifica, “quiero aceptar el gusano a este nivel. Cuando estás en una situación así, no te queda más remedio que seguir jugando para conseguir el objetivo».

La espada parece haberle dado ahora un respiro, aunque la amenaza será siempre así. “Es una lesión medianamente crónica”, comentaba este periódico de noviembre, durante una reunión en Sevilla. En cualquier caso, lo que realmente preocupa ahora a Badosa es recuperar el espacio perdido y volver al espacio que un día ocupó contra viento y marea. Después de ganar el Roland Garros junior (2015) y superar una depresión, el tenista llegó a su punto muerto y se encontró en primera línea. “Todo lo que he sufrido me ha hecho ser quien soy”, se informó entre los resultados de 2021 en Indian Wells. Subió al podio mundial, pero luego se descomprimió. ¿La razón?

Badosa, durante la rueda de prensa del sábado en Melbourne.ÁRBOL DE IRHAM (EFE)

“Lo que más me preocupa es mi cuerpo, el tenis siempre ha estado ahí. Ya era el número dos del mundo antes y ahora soy el número 74. [ahora ya la 100]. El tenis siempre es lo que más me preocupa, cómo manejarlo mentalmente y cómo hacerlo físicamente. Para el 2024 espero que no tengas ninguna lesión y estés sano; cuando estoy bien mentalmente y no hay lesiones, sé que mi nivel de tenis es bastante bueno», prosigue, sabiendo que la remontada no es nada sencilla, teniendo en cuenta que no ha podido competir desde hace más de un año y que tengo que recuperar el ritmo a marchas forzadas. Si Australia perdiera por el músculo y París por la espada, y Wimbledon se resistiera a un solo partido. Nueva York también desapareció de la calle. Regresó con buenas sensaciones a la previa del Open de Australia, en Adelaida, pero el duelo con la estadounidense Bernarda Pera se alargó demasiado.

“Me voy a enfrentar a los jugadores que no han parado y es verdad que voy a tener que encontrar ese ritmo. Ponte manos a la obra para conservarlo lo antes posible. Ojalá mar aquí”, quiere saber cuál será la longitud del camino de regreso, o si podrá reinstalarse en la zona noble de un circuito que ha perfilado un sólido núcleo de competidores en el pasado. “No lo sé, yo también me lo pregunto. Pero hay que seguir jugando para lograr este objetivo. Tendré días mejores y días peores, pero no me gusta el gusano así. No quiero aceptarlo».

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_