sábado, mayo 18

Mbappé se desespera en su séptimo partido de Champions | Fútbol | Deportado

Sebastian Kehl, director deportivo del Dortmund, celebró el paso a la final de Champions, la tercera en la historia del club alemán, con una mágica evocación de las butacas del Parque de los Príncipes, movidas por el rival hasta en cinco ocasiones este martes. . “Llevaremos la portería a Wembley”, dijo.

0

Gianluigi Donnarumma, Nuno Mendes, Marquinhos, Beraldo, Achraf Hakimi, Fabián (Marco Asensio, min. 62), Warren Zaïre-Emery, Vitor Ferreira, Goncalo Ramos (Bradley Barcola, min. 63), Ousmane Dembélé y Kylian Mbappé

1

B.Dortmund

Gregor Kobel, Julian Ryerson, Ian Maatsen, Hummels, Nico Schlotterbeck, Jadon Sancho (Niklas Süle, min. 67), Karim Adeyemi (Marco Reus, min. 56), M. Sabitzer, Emre Can, Brandt (Felix NMecha, min. 84) y Füllkrug

goles 0-1 minuto. 50: Hummels.

Árbitro Daniele Orsato

Tarjetas amarillas M. Sabitzer (min. 64), Hummels (min. 65), Ousmane Dembélé (min. 75) y Achraf Hakimi (min. 83)

«El Dortmund ha sido mejor porque no ha metido los balones en los postes hasta que los han metido dentro de la red», dijo Kylian Mbappé; “Soy el principal responsable de la eficacia de mi equipo. Soy yo quien debe marcar los goles y ser decisivo. Cuando esto sucede, todos los fuegos se acercan a mí, ahora tengo que cargar con toda la sombra también”.

Pocos futbolistas se ha manifestado de una forma más equilibrada, responsable y mesurada que Kylian Mbappé desde que era juvenil. Su última declaración, la de este martes, es su confesión. Repita la palabra «decepcionado» una y otra vez. Estaba pálido y conservaba el gesto desorientado y la mirada perdida que minutos antes había recorrido el círculo central del campo, sin cambiar ante los abrazos que le propinaron posteriormente Marquinhos, Skriniar, Lee y Luis Enrique. Renace un clima de expedición. Pero el abatimiento parecía desconsolado. Acababa de perder la séptima oportunidad de ganar la Champions con el equipo de tu ciudad, centro social de amigos y familiares. Uno de sus hijos recurrentes se fue. El vínculo que comenzó en 2017 llegó a su fin cuando el PSG pagó 180 millones por su traspaso al Mónaco. Si recibes el anuncio del 15 de febrero difícilmente tendrás otra oportunidad.

A siglo de distancia resonó dos horas antes del partido la canción que le dedicó la Curva Auteuil, el núcleo duro de los ultras: “¡Mba-ppé-Mba-ppé-Mba-ppé…!”. Gran parte de noviembre invocó al Dios todopoderoso y quien se manifestó fue un chico de 25 años, rápido y ágil, pero sin conexión emocional con el juego, como si la melancolía lo embargara. El gran goleador de todos los tiempos del PSG con 255 goles fue el máximo goleador de su equipo. Todo desembocaba en él. Durante una larga serie de reuniones que comenzaron precisamente con su comunicación del 15 de febrero, Luis Enrique, el técnico, pretendía situarlos en la punta del ataque, para disgusto del futbolista. Ante el Dortmund los donó al lateral izquierdo, donde dice sentirse más cómodo. Frente a las defensas, Ramos y Mendes, el lateral izquierdo, no sufrieron el ataque para absorber su energía en defensa. Más privilegios, más deudas, más riesgos de frustración. Anoche en París, en medio del 2-0 global a favor del Dortmund, los rojos sociales afinaron las críticas del PSG bullían de críticas contra la estrella.

Se forma una atmósfera irrespirable en torno a Mbappé. El filósofo y periodista Thibaiud Leplat habla desde Radio Montecarlo, en referencia a la información del fútbol francés. “Mbappé debe surgir de Francia porque históricamente vivimos en tiempos completos y este conflicto lo encarna”, afirma Leplat. “Representa muchas cosas de vez en cuando. Por sí mismo de origen africano queda mal con un 45% que votará por Le Pen, según las estimaciones; por ser rico y proamericano que está enfermo de la izquierda; estar cerca del presidente Macron es quema, porque Macron tiene una respuesta popular del 15%; para criticar a la policía durante la ola de disturbios en la calle afueras felicitó a la nueva generación, pero se distanció del resto de la sociedad… Se quiere comprometer en causas y creo que es sincero. Busca el consenso presentándose como un deportador comprometido sin exigir pagar el precio de la inseguridad, de la detención, de la polarización que existe hoy en Francia”.

El más joven

Luis Enrique, que le dejó repetidamente en el banquillo desde el 15 de febrero, saltó en defensa de Mbappé cuando el martes cuestionó el mal empuje del goleador. «¡Qué triste sería que tuviera que informar a mis futbolistas tras una eliminación!», afirmó el asturiano. “Estoy satisfecho con mi equipo porque lo dieron todo hasta el último minuto y jugaron el juego que me caracteriza. Los datas de llegadas dicen que debemos medir tres gargantas esta noche”.

Nasser al-Khelaifi, presidente del PSG, se mostró más optimista. «Ganamos la tercera semifinal de la Liga de Campeones en los últimos cinco años y lo hicimos con el equipo más joven de los participantes», afirmó el vicario del emir de Qatar, basándose en amargura. La prueba de la gira en su estrategia es incontrovertible. El club se ha alejado de un conglomerado de figuras para conformar un proyecto colectivo, colaborativo, marcado por el fútbol de la asociación y un departamento de fincas que eleva al técnico a la máxima autoridad en contraposición al errático liderazgo de Neymar Junior, tras la última año.

La fórmula evolucionó progresivamente, pero cuando Kylian Mbappé anunció el 15 de febrero que no renovaría el contrato firmado en junio, se generaría una tensión de fondo dentro del conjunto y con la directiva. La jornada anterior marcó el gol de la victoria (1-0) ante la Real Sociedad, en octavos de final. Aceptando la ausencia de Traoré por lesión, ante un menos en un córner, avanzó con mucho que resultaría clave para estrechar la clasificación. Volvió a marcar, dos goles más, en San Sebastián, con la eliminatoria. Y volvió a marcar en el Camp Nou, dos goles más, también ante el Diez, tras la expulsión de Araujo. El rendimiento del delantero decayó y su relación con Luis Enrique se ensombreció cuando llegaron al Dortmund. Se llevaron los postes del Parque de los Príncipes para arruinar su envío.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_