lunes, abril 15

Madrid y Efes jugaron una fiesta para la historia con cuatro prórrogas | Baloncesto | Deportado

Euroliga jornada 19

Real Madrid

Anadolu Efes

Anadolu Efes

Los Reyes Magos llegaron al WiZink Center cuando los jugadores del Real Madrid y Efes salían de la ducha. Acabó la fiesta y los dos entrenadores, Chus Mateo y Erdem Can, no se dieron el habitual apretón de manos hasta un amplio abrazo. Ambos pasaron a la historia tras dirigir desde el banco el primer partido del largo periplo de la Euroliga con cuatro problemas. Nunca he tenido éxito en una gran sección de 5.710 particiones. No os preocupéis si han jugado tres, por lo que el partido entre jugadores españoles y turcos pasará al libro de oro del fútbol europeo. Ganaste al Madrid (130-126), pero ganaste al Efes tras la segunda prórroga. El disparo golpeó a Mella en los blancos, que tuvieron la oportunidad de resolver el partido en los últimos segundos de la primera parte, pero el triple de Hezonja se fue por el aire. Tuvo una discusión muy casual con los madridistas, que sufrieron dos errores técnicos después de que Facundo Campazzo pusiera la primera venta (84-81) en el marcador.

Sin embargo, Larkin tomó el mando del partido, lideró a su equipo junto a Thompson y utilizó un marcador casi imposible en dos minutos para el final del primer argumento (93-102). Surgió entonces el orgullo madridista. Una triple causa atrajo al conjunto blanco a dos puntos y tras una férrea defensa para evitar el partido del Efes, Hezonja, a falta de una décima para acabar, forzó la tercera prórroga con un partido que igualó el partido (102-102). Si se adentraba en territorio inexplorado, algo que nunca había ocurrido en la historia de la competición, que ninguno de los entrenadores había tenido que afrontar. El cansancio fue notorio entre los jugadores que estuvieron muchos minutos sobre el terreno de juego. Hezonja y Tavares acumulan más de 49. Larkin (32 puntos) y Pleiss, los dos gigantes del Efes, 53 cada uno.

Al igual que las anteriores, la tercera prórroga fue igual; Al activar a los jugadores más con el corazón que con la cabeza, las faltas se multiplican. Cuando se acaba el tiempo y el marcador indica el número 111, nadie en WiZink se lo acababa de creer. Si alguien tenía planeado salir a cenar, debería cancelar.

Fue en el último capítulo donde el Real Madrid pudo imponerse. El Efes, con cuatro jugadores ocupando el banco de pruebas, se quedó sin combustible, por lo que Thompson y Larkin hicieron lo propio. Aquí quedan cinco minutos de final, seguro que nadie quedará eliminado. Fue Bryant para un anuncio y Campazzo para el otro. Pero los turcos se vieron obligados a ignorar la evidencia; a los 40 puntos de Musa y los 31 de Hezonja o los 12 puntos de Tavares.

El Efes ya no pudo más, aunque no se devuelva. El abrazo entre Can y Mateo fue lo más parecido a un saludo protocolario entre dos compañeros.

Mientras, en el Palau, y tras un inicio de la segunda parte en el que el Barcelona se desgajó del partido ante el Baskonia, el equipo de Roger Grimau supo remontar para acabar ganando (89-85). Los ganadores consiguieron ampliar la diferencia de puntos que se esfumó al inicio del último cuarto, porque el Barça perdió varios balones consecutivos, pero los de Ivanovic variaron mucho en las decisiones de ataque y permitieron a los azulgrana recuperarse. El Barça sufrió mucho en el tercer cuarto, pero se recuperó en el final.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.