domingo, abril 14

La solución a la semifinal entre Mallorca y Real Sociedad, queda para Anoeta | Fútbol | Deportado

Ni Mallorca ni Real Sociedad fueron capaces estos martes de marcar la jornada, de modo que la solución al sudoku que plantearon Aguirre y Alguacil se conocerá en Anoeta. Hoy no quedó finalista, tras 96 minutos en Brega de Palma de Mallorca.

0

Dominik Greif, Copete, Valjent, Jaume Costa, Giovanni González, Nastasic, Samuel Costa (Omar Mascarell, min. 90), Darder (Manu Morlanes, min. 76), Dani (Antonio Sánchez, min. 77), Cyle Larin (Radonjic , min. 76) y Abdón Prats (Muriqi, min. 66)

0

R. Sociedad

Remiro, Hamari Traore, Javi Galán, Le Normand, Zubeldia, Martín Zubimendi, Merino (Beñat Turrientes, min. 89), Brais, Barrenetxea (Jon Magunacelaya, min. 89), Sadiq (André Silva, min. 77) y Take Kubo

goles

Árbitro Alejandro Muñiz Ruiz

Tarjetas amarillas Copete (min. 46), Zubeldia (min. 55), Dani (min. 68), Merino (min. 80), André Silva (min. 95) y Jaume Costa (min. 96)

Los fuegos artificiales encima de Son Moix no continuarán en el césped. Espero mucho. Al Mallorca, convencido de su papel de aspirante, por delante del favorito Vasco, le convenía más hacer el partido, neutralizar el talento de la Real Sociedad, y luego correr, para darle el juego abierto, la exuberancia. , pero el rival no estaba dispuesto a las burbujas del champán fútbol realista. Ofrecieron vides a cambio, y así transcurrió la primera parte, porque la presencia feroz del Mallorca en el centro del campo resultaba incómoda para el Real Madrid, incapaz de trenzarse, salvo en acciones esporádicas, con Kubo, como le conocía en la isla, muy vigilado.

Si cerraste el equipo de la casa, para no abrir esos espacios que necesitan regalos, y que tan bien se adaptan, para que el juego, a veces brusco, con alguna fuga que nunca antes había ocurrido, se diluyera en las orillas de las áreas. Fue el Mallorca el que mejor entendió la situación, y Abdón Prats disfrutó de la mejor oportunidad de su equipo, tras una carrera de Dani Rodríguez de derecha, y un centro al punto de penalti, que dejó boquiabierto a su compañero, muy cerca del poste.

Tuvo lugar casi a media hora, y aunque el fervor popular continuaba intacto, toda la base empezó a resignarse a una fiesta de derrota y derrota. La Real, con su insistencia en campo contrario, apostó por crear una oportunidad tras un centro con el lateral de Barrenetxea, el más inspirado por las filas blanquiazules, que Sadiq, que durante la segunda parte transformó en una máquina en alguna ocasión, encontró el primer pensamiento de la cabeza, que se elevó en alto.

Perdí combustible en Mallorca en la segunda parte, porque la energía salina aún no era la misma que en la primera parte, por lo que el Real encontró más posibilidades para hacer su trabajo habitual, aunque incluso hoy el equipo local optó por el combustible como otro. Ocasión de Abdón, otra vez con Dani Rodríguez como compañero. Fue en un sin querer, por un mal control que le cayó a Prats, pero su disparo se fue junto al palo.

Luego fue la Real Sociedad la que se cruzó para apoyar a Greif, y no marcó porque Sadiq no tuvo su día. Barrenetxea lo hizo todo bien, pero su pareja se comprometió a esparcir los caramelos que le dio la mejor jugadora del partido. La primera vez estaba él en línea de fondo y el nigeriano, al borde del área pequeña, cuando el balón le pegó en el este y se fue. Ya después fue Brais quien disipó el fuego, devolvió Greif y Sadiq, rebañó el recace, pero lo mandó al lado de los rojos.

A falta de muchos minutos por jugar, Sadiq puede volver a dedicar tiempo a su equipo en la fase de clasificación. Esta vez fue Kubo, el único que pudo marcarse del estricto marcado que había, quien volvió a montar la línea, se la puso a su compañero, quien a dos metros de la puerta, en lugar de sujetarla a la Rojo, lo hizo complicar más, y lo mandó arriba del larguero.

Aguirre aprovechó que su equipo se quedó sin Combustible para poner nuevas piedras en el césped, y con esta mano, y con una Real algo más cansada, equilibró el partido casi hasta la final, pesando al siguiente jugador. las actas finales, incluso sin espacio para poder probarlas. El marcador no se apagó, al igual que la resolución de la película de suspenso que realiza en la Arena Real.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.