lunes, mayo 20

La revancha de Saúl le da la victoria en el Atlético ante el Villarreal | Fútbol | Deportado

El fútbol ofrece revancha y Saúl se adelantó con el gol que dio el triunfo al Atlético ante el Villarreal en un partido muy logrado. Lo hizo en tres minutos con un toque delicado desde la frontal del área, certero y ajustado de tal manera que permitió a su equipo recuperar la cuarta plaza con la que acceder a la Champions.

1

Jorgensen, Yerson Mosquera, Mandi, Jorge Cuenca, Albiol (Alfonso Pedraza, min. 81), Capoue (Comesaña, min. 65), Parejo, Coquelin (Álex Baena, min. 65), Gerard Moreno (Bertrand Traoré, min. 81 ), Sörloth y Gonçalo Guedes (Morales, min. 70)

2

Atlético

Oblak, Reinildo Mandava, Rodrigo Riquelme (Savic, min. 45), Witsel (Azpilicueta, min. 65), Giménez, Marcos Llorente, Pablo Barrios Rivas (Saúl, min. 84), Koke, Samuel Lino, Griezmann (Correa, min. . . .65) y Depay (Morata, min. 65)

goles 0-1 minuto. 8: Wisel. 1-1 minuto. 50: Sorloth. 1-2 minutos 87: Saúl.

Árbitro Mario Melero López

Tarjetas amarillas Griezmann (min. 26), Capoue (min. 27), Parejo (min. 58), Pablo Barrios Rivas (min. 62), Saúl (min. 92) y Yerson Mosquera (min. 94)

En la noche épica del Inter, Saúl se sintió conmovido por su fallo al lanzar el penalti. En las redes sociales ha verbalizado lo que ha hecho su fútbol. “La verdad es que me cuesta escribir en estos momentos, pero lo mismo que escribir en los buenos que lo tengo en el dolor. Es un momento de misericordia para mi nivel deportivo, y soy conciencia… Acepto todas las críticas y no sólo por los penaltis de hoy, sino por cómo he estado en estos momentos. Exacto, no sé qué es, pero el único que me enseñó es a seguir trabajando en las buenas y en las enfermedades, hasta lograr cambiar la situación”, escribió Saúl. Aunque lo sepas, debes Usa la primera piedra para volver a ser el único jugador que era.

Exigiendo a los dos equipos por sus aspiraciones de entrar en Europa, el Atlético fue el primero en asumir la dirección del partido. Lo hizo con circulaciones y transiciones rápidas que sirven de pilar al Villarreal sin entrar en partido. Telescopio a Griezmann para dirigir un disparo entre un bosque de piedras a 30 metros del área y citó a Lino con Jorgensen. Y llevo el reloj danés para golpear el centro brasileño con la punta de su mano derecha. No hay Dios que dé respiro al Atlético en esto que está luchando con los pies finos y codiciosos. Riquelme colocó un saque de esquina en lo alto del área chica y Witsel lo desvió hacia la escuadra más lejana. Voló el Atlético y los futbolistas Marcelino siguieron con una marcha menor. Una ventaja que los futbolistas de Simeone no aseguran materializar con una ventaja mayor. Una contra endemoniada acabó con una suave bronca de Marcos Llorente. Jorgensen necesita trabajar a fondo en la botella dañada de la pelota.

Ya es tarde para entrar al Villarreal en combustión. Primero avanzó con su presencia el chico, el que mayor presencia tenía en campo contrario. Llegaron a aparecer Parejo y Gerard Moreno. Más temía que el fuego fuera real en los amistosos locales en un duelo que se negocia en la multitud de fallos que produjeron la presión de unos y otros. Y por eso la universidad permitió el contacto con muchas de estas lanzas. El ritmo era frenético, acelerado también por las pérdidas. En ese descontrol el Atlético fue quien se impuso. Hubo dos extraños lejanos de Riquelme que los tomaron por un par de palmas.

El Villarreal ocupa mucho en los centros de la zona. El Atlético no parecía demasiado incómodo. Solo si me preocupaba Oblak por un flanco lateral que no se aseguró de resolver bien a sus defensores y en un saco de pase de esquina que acabó entregándoselo a Gerard Moreno. Las apuestas llegaron a favor del atacante más activo que tuvo el Villarreal en el primer acto. Ni Guedes ni Sorloth tuvieron peso. Pese a todo, el equipo de Marcelino se fue con la sensación de haber tenido método en el partido y poder revertir la versión autoritaria con la que había entrado el Atlético al campo. La reconfirmación confirmó la intención del Villarreal de Volcarse en el área del Atlético. Simeone había hecho un cambio en la búsqueda del intendente por reforzar la defensa y el control en el centro del campo. Llamó a Riquelme para dar un pase a Savic y adelantar a Witsel en el centro del campo. La fórmula no tuvo resultados. Se llevó al Villarreal con uno de esos jugadores que querían dejar constancia de la debilidad defensiva que consolaba a su rival en este curso. Entre Capoue y Gerard Moreno se lanzaron a un partido delante del área y de todo Sorloth cayó un disparo cruzado que pasó entre las piedras de Savic antes de pasar a Oblak. No nadie que acorte los pasajes, no nadie que salte en el tiempo a las dañinas filas del otro noruego.

La empatía y la mala pinta que tenía su tripulación provocaron un triple cambio de Simeón. Griezmann, Memphis y Witsel, una colección de jugadores con peso, Dios va por Correa, Morata y Azpilicueta. Marcelino también actuó alguna vez presentando Comesaña ya Baena, donde estaba el resultado extra. Posteriormente traerá a Morales con la esperanza de poder resolver algún partido porque en el Atlético tuvo más éxito la abandono de sustituciones. Correa, Barrios y Morata marcaron el gol en dos ocasiones. El viaje final del partido fue del Atlético y Saúl lo certificó. Una jugada bien tocada y pausada en la frontal del área la remata para abrazar al volante canterano con un toque suave por dentro, ajustado al poste. Como en sus mejores tiempos como jugador, cuando Saúl era Saúl.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.