miércoles, abril 17

‘La huella de Toni’, el documental que recupera a Gobbi, una leyenda del alpinismo | El Montanista | Deportado

El día que murió Toni Gobbi prohibió mencionar su nombre en Courmayeur, la localidad que vigila el acceso al Mont Blanc desde Italia. No fue una suposición oficial, ni tampoco una proclama municipal que implicara tal silencio. Fue una consecuencia emocional, el dolor, la incredulidad de la pérdida, una aguja que destrozó conversaciones, el nombre y apodo del guía de montaña más noble, carismático y revolucionario que el pueblo conoció. Para no tener que soportar la herida abierta de su pérdida, todos dirán que un mal sueño lo había criado. El sobrino de Toni Gobbi, Oliviero Gobbi, nunca llegó a conocerlo, y su figura siempre fue fantasmagórica: ni su padre, ni su madre, ni su abuela hablaban de él. “Pero fui a casa de mi abuela, y eso era como una imagen congelada en la que podía ver las zapatillas de montaña de Toni, sus grampones, su piolet, sus esquis… todo parecía preparado para un momento de regreso de la montaña a los demás”… Sólo lo que pasó, explica Oliviero. Una avalancha lo llevó, junto con tres de sus clientes, a una sencilla ascensión a la montaña de Sassopiatto, en 1970, cuando tenía 56 años. Sin embargo, todos creían que habían muerto al volante, porque habían aprendido a conducir tarde y a la encantadora explosión del acelerador. Nadie aceptaría que la montaña se lo llevara.

Cuando su abuela murió en 2008, Oliviero decidió salvar la herencia de su abuelo en la luz, resucitarlo en cierta forma. Le parecía triste que lo viejo hubiera terminado. Quince años después lee el documental en BBK Mendifilm de Bilbao La huella de Toni., Este es tanto un homenaje a la figura perdida como un legado a las nuevas generaciones de guías y montañeros que deseen comprender su forma de relación con la montaña.

Toni Gobbi fue, sin duda, el primer guía de Courmayeur que no nació allí. Procedía del Véneto y había estudiado detrás: era un tipo culto, sumamente elegante, puerta de actor y un amor incontenible por la montaña, pero todo eso era sólo trabajo para ser aceptado en el pueblo y entrar en compañía de guías. En una comunidad rural de la isla (aún no se había construido el túnel del Mont Blanc), los forestales estaban allí de por vida. Dedicado a la labor del maestro, abrió junto a su esposa una librería y una tienda de artículos de montaña y en 1946 logró ser aceptado como guía local: “Mantuvo la inteligencia de no forzar nuestro mundo con su presencia y al mismo tiempo Tomo aire fresco, con educación”, recuerda Ruggero Pellin, también guía y uno de los entrevistados de Oliviero.

Toni Gobbi lidera a un grupo de clientes durante una de sus ascensiones al espejo de la montaña.

Sí Toni por todos lados, el nieto Oliviero es ahora el CEO y dueño de Grivel, una empresa de fama mundial que fabrica, sobre todo, crampones y piolets y que patrocina a buena parte de la élite del alpinismo. En la década de 1950, la prensa de Walter Bonatti brilló como un faro para muchos de los más grandes montañeros que han existido y existirán. Si Bonatti fuera Dios, aquellos que fueran aceptados como compañeros de guardia podrían ser designados sus apóstoles. Toni Gobbi fue uno de ellos, y al mismo tiempo completó la primera ascensión del Grand Pilier D´ Angle, una masa rocosa y altísima de 4.243 metros cuya cima se mantuvo alta y que figura como uno de los guardianes del Mont Blanc. . El documental recupera una entrevista televisiva en la que el periodista pregunta a los protagonistas si quieren hacerlo: «¿Qué, estamos preparados para volver?», responde Bonatti con cierta acidez.

Más correctamente, Gobbi intenta apagar el pequeño fuego intentando explicar que hay muchas cosas que afrontar y que el montañismo no es una simple repetición de lo mismo jugado. Toni Gobbi siempre ha estado dispuesto a crear un ambiente saludable. “Pero había un pequeño lado oscuro, digamos: en la montaña tenía un comportamiento militar con sus clientes y si decía que esto era blanco, lo era. Podría desanimar a sus clientes si no lo han hecho, pero creo que el guía debe ser autoritario a la hora de tomar decisiones que afecten a la seguridad del grupo», explica Oliveiro y se hace eco de otros testimonios que aseguran que sus ojos grises podrían oscilar entre la dulzura y «Bonatti y Gobbi se querían muy bien, pero Bonatti se llevaba mal con casi todos los guías de Courmayeur porque tenían un carácter fuerte, así que no hay que confundirlo con tener mal carácter», explica. En 1958, Bonatti y Gobbi volaron a la universidad con una gran expedición italiana para meditar en el Gasherbrum IV (7.925 m), una montaña que, si no superaba los 8.000 metros, era mucho más técnica y completaba todo lo que estaba previsto. ocomili que los rodean. En esta ocasión, todos sabían que Bonatti había escuchado a Carlo Mauri para llegar a lo más alto, y Gobbi fue quien más trabajó en este sentimiento, aceptando perder protagonismo. Su capacidad para leer las montañas y organizar la estrategia fue uno de los motivos del entusiasmo de la expedición.

El proceso de investigación de la vida de su Abuelo, le otorgó a Oliviero una perspectiva única de su figura y numerosas sorpresas: “Es increíble con qué intensidad y claridad están registrados en mi Abuelo estas personas de 90 años, anécdotas, fiestas, todo como no ocurre hasta los 50 o 60 años, hasta ayer, más viejos. Nos encontramos con casi cuatro horas de videos grabados por diferentes clientes en la tienda que vende mi Abuelo, y esto me hizo decidir hacer un documental mientras escribía yo mismo su historia”. Uno de los testimonios más precisos procede de la hermana menor de Toni, Marilena, nacida 17 años después. Toni fue casi un padre para ella y ahora, a sus 92 años, se emociona ante la cámara con un discurso lleno de sinceridad.

Quizás la gran hazaña de Toni Gobbi revolucionó la forma de tocar la guitarra, algo que sólo había cambiado en 150 años de historia. “Los jóvenes guías de ahora en adelante valorarán este documental de todo porque se desconoce cómo tenía 70 años. Anteriormente los guías trabajaban en julio y agosto porque no existía la escalada deportiva, ni en el cielo, ni en la montaña como la conocemos ahora. Mi pequeño se pregunta que la guía puede funcionar todo el año, o el máximo de meses al año. Cada día un guía siempre puede trabajar, viajar, con claridad. Mi novio fue quien introdujo la bicicleta de montaña en la cultura de la equitación. Fue revolucionario porque su educación era superior y era muy emprendedor en sus negocios. También porque su pasión era enorme y trabajó mucho para poder vivir lo que amaba. Creo que hoy no vendré porque hay muchos guías de taxi, guías que pueden ser cualquier cosa y que no tienen ni pasión ni cultura de montaña. Yo digo que la guía es útil porque ofrece un servicio público”, dice Oliviero. Pocos guías saben que Gobbi impulsó la creación de la Unión Internacional de Asociaciones de Guías de Montaña. En este último caso, asegúrese de que el motivo de su documento debe verse no sólo con la búsqueda del mito sí con la necesidad que tiene que afrontar el montañismo, porque “más que una actividad es una actitud ante la vida”. Por ello lamenta que la muerte prematura de Gobbi la haya privado de escribir varios libros a modo de legado: “Mi padre tenía claro cómo explicar el montañismo”.

Quienes conocieron y sobrevivieron a Toni Gobbi ni siquiera supieron la sorpresa de su ausencia, al igual que su hermana Marilena: “Hay un punto en que todos odiamos la montaña, por qué no… pero no podemos odiarla porque Toni la amaba tanto… «

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Oferta especial por tiempo limitado.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_