lunes, abril 15

La FA inglesa acusa a Rubiales de conducta inapropiada con menos de dos de sus jugadores durante la final del Mundial | Fútbol | Deportado

La presidenta de la Federación Inglesa (FA), Debbie Hewitt, acusó al expresidente de la federación española, Luis Rubiales, de haber tenido una conducta «inapropiada» con los jugadores ingleses durante la ceremonia de inserción de trofeos del pasado Mundial de Australia. y Nueva Zelanda. Hewitt actuó como testigo en el expediente disciplinario de la FIFA contra Rubiales por su actividad durante la final del Mundial entre España e Inglaterra, además de realizar gestos obscenos durante el partido, sin consentimiento en boca de Jennifer Hermoso, jugadora de España.

En una denuncia publicada en la época de la FIFA, Hewitt, que estuvo junto a Rubiales en la carrera por las medallas, aseguró que el tono de voz del español era «degradable e innecesariamente agresivo» con los trabajadores de la FIFA, antes de acusarlos de conducta inapropiada con los jugadores de Inglaterra. Según Hewitt, Rubiales «acusó» a la novia de Laura Coombs y «aparentemente obligó» a Lucy Bronze a entrar en su novia. Durante el momento en el que los jugadores españoles se sometieron a un recogido propio, Hewitt señaló que el «agarre muy fuerte», a algunos «se les apretaron los brazos», el «brazo grip» y el «levantó del sole».

«Así es como me siento muy cómodo y cómodo», añadió Hewitt. Rubiales discrepó con las palabras de Hewitt diciendo que es algo «increíble» y la acusación de «tener prejuicios» en su contra, además debe asegurar que ella es una hipócrita porque también insultó a los jugadores de su equipo. “Aplicando la misma lógica, tus abrazos también se entenderán como contacto físico no permitido. La hipocresía es evidente”, dijo Rubiales durante la audiencia. Respecto a su actividad hacia Coombs, el motivo es decir que quería consolarla porque se había lesionado durante la final, necesitaba puntos en la cabeza y realizó una venta en esa zona. La FIFA ha decidido inhabilitar a Rubiales durante tres años para ejercer cualquier actividad futbolística, debido a su comportamiento durante la última final del Mundial entre Australia y Nueva Zelanda.

La Comisión Disciplinaria de la FIFA ha hecho pública información sobre cómo explica los motivos de la suspensión de tres años de todas las actividades relacionadas con el fútbol a nivel nacional e internacional a Rubiales, y explica que «con ello se intenta imponer sanciones más severas». El partido se resolvió en la final de octubre con la convocatoria disciplinaria abierta contra Rubiales el 24 de agosto entre las tres jugadoras de la final del Mundial femenino de Australia y Nueva Zelanda, en la que España se proclamó campeona de Inglaterra. El exdirectivo español le tocó los genitales en el escenario y posteriormente, mientras enviaba medallas, besó la boca de la jugadora Jennifer Hermoso en el podio.

Inicialmente, Rubiales fue suspendida provisionalmente por un período de 90 días y el 30 de octubre recibió notificación de la decisión de la Comisión Disciplinaria de sancionarla por tres años. En referencia a que no se le permitió el partido a Jennifer Hermoso en la final del Mundial, la FIFA afirmó que «la denuncia no presentó defensa alguna a la jugadora, ni en público ni en privado»; y que “persistió en su negación (públicamente y en el contexto del presente proceso), manteniendo (contra la declaración inequívoca del jugador) que la bebida estaba permitida”. Añade que Rubiales «insultó públicamente a todos los que vieron este incidente de otra manera», dijo que estaba «unbeso entre dos amigos celebrando algo» y los llamó «idiotas y estúpidos».

Hay que decir también que «el imputado utilizó su cargo de presidente de la RFEF de forma agresiva y totalmente inapropiada para publicar -en nombre de la RFEF- declaraciones utilizando citas de la jugadora que no estaban escritas ni autorizadas por ella, y emitió un comunicado oficial (que fue dado a conocer posteriormente) amonestando al jugador (entre otros) con acciones legales”. Además, la Comisión informó que Rubiales utilizó la asamblea general de la RFEF «como foro para defender y desvirtuar la realidad del beso a su favor». “La persona consultada por él o ella a su alrededor preguntó y animó (emocionalmente) al jugador en numerosas ocasiones para que pudiera hablar y posicionarse a su favor”.

Además, “ha sido sometido a un proceso penal en España como consecuencia del delito”. Asimismo, la Comisión afirma que «pronto podría ignorar el impacto de las acciones de las solicitudes en el bienestar mental del jugador y en su carrera, habiendo afirmado esta última vez que se siente ‘realmente honrado por todo lo que ha sucedido y ‘ por la exposición de los medios y el escrutinio público de lo que ella y su familia han experimentado”. La Comisión recuerda que Hermoso «ha estado en contacto con los psicólogos del Club Pachuca, así como con un psicólogo de su confianza».

Posteriormente, la Comisión sostiene que, «dado que los incidentes se produjeron en el contexto del partido final de la competición femenina más prestigiosa, la conducta anteriormente descrita de la delegada ha atraído lamentablemente una importante cobertura mediática internacional». “Efectivamente, en lugar de centrarse en el resultado internacional del Mundial o en el primer título de la selección española en esta competición, el foco de atención está en las acciones del candidato”, afirma. Todo ello, en conjunto, motivó “una serie de incidentes que muestran comportamientos claramente incompatibles con todos y cada uno de los valores que defiende la FIFA y que deben abarcar al fútbol”. Con este comportamiento, el árbitro desafortunadamente arruinó la experiencia de la Copa del Mundo para muchos, animando a la jugadora y a sus compañeras que pudieron convertirse en campeonas del mundo».

“Por esta razón, la Comisión cree firmemente que la solicitud, por su conducta, ha desprestigiado al deporte del fútbol y/o a la FIFA en todo el mundo. Por lo tanto, las sanciones que se imponen reflejan todas las circunstancias (agravantes) antes mencionadas”, afirma. “Teniendo en cuenta el precedente y considerando cuidadosamente la totalidad de la prueba a su disposición, la Comisión determinó que la prohibición de participar en cualquier actividad relacionada con el fútbol era la medida más adecuada y proporcionada con la sanción a la solicitud en vista de las infracciones. cometidas”, explica.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.