La deriva deportiva e institucional del Espanyol, un club alejado de China | Fútbol | Deportado

La temporada del RCDE Espanyol, ahora en Segunda División, no es la que se esperaba. Dirigido por Luis Miguel Ramis en el banquillo, no tiene una gran sintonía con la profesión, el equipo no logra consolidarse en los puntos de ascenso directo, ahora tercero, es decir, a sólo dos puntos del líder. Pero sin obtener más de dos victorias consecutivas y salvado sólo de forma deportiva por Martin Braithwaite -17 goles en 26 partidos, máximo goleador de la Segunda, después de haberse rebelado contra el club en verano-, el conjunto no da con un partido que se lo permite. para mostrar fútbol y sumar presión a tus rivales inmediatos. “Todo lo que no esté en el ascenso directo es un lío desconcomunal”, dicen tajantes de la Asociación de pequeños y medianos accionistas del Espanyol (APMAE).

Dos décadas en tres años, fichajes escasos y cuestionables y un fracaso del proyecto deportivo, aumentan la impaciencia de los aficionados y ponen en duda la gestión del grupo chino RASTAR —jugador de la alcaldía desde 2016—, con Chen Yansheng al frente desde China (hace unos tres años que ni quiera pisar Barcelona), y del actual director deportivo, Fran Garagarza. “No tenemos dirección, no hay nada”, informa un exdirectivo del club. Sin embargo, en el Espanyol crecen los rumores de que RASTAR quiere vender, pero no ha encontrado comprador. Eso sí, el valor de mercado de la entidad ha caído drásticamente: de 256 millones a poco menos de 100 en apenas un año, según Marc Menchén, director general de 2Libro de instrucciones, empresa que colabora con LaLiga y proporciona información a los equipos de Primera y Segunda. El problema viene en segunda instancia. “Vivamos el peor momento de nuestra historia”, asegura el equipo de la exdirectiva.

La mala estructura de la directiva, dirigida por Yansheng, genera un enorme descontento entre los entusiastas. “El Consejo de Administración pretende transmitir una sensación de normalidad; sin embargo, es puro conformismo”, denunció la APMAE en un comunicado de prensa el pasado 11 de febrero. Y añadían: “No hay un plan estratégico, exigencia profesional y competitividad. Estamos inmersos en una deriva deportiva, social e institucional».

Sin dar consejos a nadie presente en las directivas anteriores, todas las decisiones se tomaron en una conferencia compuesta únicamente por cuatro personas: Yansheng, actual dueño y presidente del club, Mao Ye, director general de la entidad, Garagarza y ​​Rafael Marañón, exfutbolista. quienes ingresaron a la directiva 2020 y quienes realizaron labores de representación. “Un club no puede gobernar a 12.000 kilómetros de distancia”, critica un ex asesor del club. Hace tres años el presidente no visitó las instalaciones, salvo el RCDE Stadium. «¿Cuántos meses tarda una persona con el poder de hablar con los jugadores para hablar con los jugadores?», afirma mi asesor.

Chen Yansheng, dueño del RCD Espanyol saluda a los asistentes antes del inicio de la junta extraordinaria de 2019.Quique García (EFE)

Los problemas se solucionaron en el primer semestre del año, en 2020, según un exdirectorio de la época. RASTAR mostró la puerta de salida a jugadores importantes —como Marc Roca y Gerard Moreno— y cualquier chico de estabilidad subió con ellos. “Es la peor gestión de nuestra historia. Somos el único club que ha pagado 60 millones de dólares”, afirma un directivo que lleva décadas presente en el club. “El Consejo de Administración está muy preocupado por la realidad social del Espanyol y del día a día”, explica la APMAE , el principal contrapeso de RASTAR. Nadie parece ceder con la tecla en el Espanyol. La dirección deportiva, el ritmo y, desde la chimenea, se informa a Garagarza. «Es el gran culpable porque es el artífice de este equipo. Hace Animaladas». , asegura una fuente con conocimiento directo del club. Con el benevolente director del presidente, no hay ninguna figura que controle el trabajo del área deportiva.

La situación deportiva e institucional es fruto de una desinfección social. Cada día en la calle no se respira pasión por el Espanyol, teniendo en cuenta que el número de socios es positivo, 30.200, de los 25.400 abonados, la mejor marca desde la temporada 2011-2012. En un año consiguieron 3.719 suscripciones, base para recurrir a una campaña de reducción de precios del 50%. Los números, creen algunos exdirectivos, engañan. “Estamos muertos en la calle, institucionalmente y en los medios de comunicación. Antes teníamos 20 o 25 periodistas en un día, ahora nadie más”, asegura un exdirectivo de peso en la entidad.

“Con RASTAR, el Espanyol estará entre los cuatro y los seis primeros”, esperaba el expresidente Daniel Sánchez Llibre en 2015, cuando anunció que Ramón Condal y él venderían sus acciones, que ascenderían al 33%, con el club en Primera entonces. La situación financiera de la entidad era complicada. “No se puede estar un día más con esta gigantesca hazaña en la Hacienda”, añadió Sánchez Llibre. Y no era sólo un problema de la administración pública, por lo que en el año 2015 se necesitaron más de 100 millones para la construcción del estadio de Cornellà. La apuesta subió cruz.

Años después de su liga, esas predicciones ya no se han integrado y han aumentado los rumores de que a Yansheng le gustaría vender el club. Próximo La Grada, Un medio digital dedicado exclusivamente a seguir la actualidad del Espanyol, RASTAR vale 120 millones de euros, más 50 adicionales si consiguen el ascenso. “No hay compradores al precio que necesitas. Es imposible”, afirmó el director general de 2Playbook. Y añade: “Un club de Segunda vale hasta 100 millones. Para sacar más provecho de esto, necesitas una estabilidad deportiva que no tienes». El grupo chino, sin embargo, no ha comunicado sus intenciones y sus entusiastas llevan meses pidiendo información. «Pedimos que se nos implique en las decisiones sobre la transmisión de propiedad», afirma en la APMAE, que será leída con buenos ojos.

La desesperación es tanta que un grupo de aficionados se han unido para recuperar al Espanyol. El objetivo: recaudar entre 10 y 15 millones y conseguir un inversor para el propietario, para que pueda vender y tener socios en la junta. La cuchilla Ambición Perica si conviene a la iniciativa Chen, vete a casa (Chen, nos vemos en casa, traducido al español), de la pluma activista de Curva, que han colocado papeles en los consulados chinos de Barcelona, ​​Madrid y otras ciudades europeas.

Nada parece demasiado grande para convencer en el fondo de la inversión saudita, ni hay estados comunes –los posibles compradores que serían tanto RASTAR–. Tampoco la marca Barcelona. “Decirle a un talento ajeno que viene a Barcelona no es lo mismo que en Vigo”, añade con picardía Menchén. “Compartir ciudad con el FC Barcelona es un enlace, pero es un proyecto que tiene margen para crecer”, añadió el CEO de 2Playbook. El viacrucis del Espanyol coincide con el crecimiento exponencial del Girona. Los de Míchel, para Menchén, “tienen más aficionados al absorbente fácil”. En los alrededores del Espanyol no hay nada que se pueda pasar por alto. “Siempre nos ayudamos cuando lo necesitamos”, afirma un exdirectorio.

“Somos un gigante dormido para esta gente, pero espero y quiero que estemos preparados y queramos ser grandes”, desea la misma directiva. “Nunca más nos quedaremos con la opinión de si vende al presidente o no. Esto se acabó”, dijo Sánchez Llibre al momento de la venta. Años después, lejos de acabar con la incertidumbre, el Espanyol está más perdido que nunca. Y la sombra de si se vende Vuelve al avión con mucha fuerza. Ahora, para alegría de muchos.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_

By Bixintxo Armendáriz Campos

Articulos de interes