sábado, mayo 18

Katinka Hosszú: “La vida no se detiene para las madres” | Juegos Olímpicos París 2024

Katinka Hosszú dio a luz a su hija Camilia en agosto de 2023. Madre primeriza a sus 35 años, ha replanteado su vida. Se encontró pesado y fuera de forma cuando visitó Lanzarote para seguir un anuncio promocional de Turismo de Canarias y Eurosport, la cadencia con la que projectaba comentaba el campeonato olímpico de natación de los juegos de París del próximo invierno. Entonces cambio de aviones. La costa rural del norte de la isla, el horizonte brillante de las calderas y volcanes muertos, y el clima subtropical, la invitación a la aventura. «No era seguro competir», afirma. «¡Absolutamente! Pero cuando descubrí este lugar pensé: «Nadar bajo el sol es lo mejor que me puede pasar». He estado aprendiendo desde diciembre. Ahora quiero clasificarme para París”.

La natación olímpica no era un país para gente mayor. Especialmente en la categoría femenina. Durante el siglo XX, la edad promedio de las campeonas era de 18 años. En las dos décadas previas a los Juegos de Río, en 2016, la media subió a 21 años. Especialmente durante las pruebas largas, de más de 200 metros, los más jóvenes disfrutan de la venta ecológica. Entonces se completó el milagro. Katinka Hosszú, que dominó las pruebas de estilo libre de 2009, ganó el oro olímpico en los 200 m estilo libre y rompió el récord mundial y se llevó el oro en los 400 m estilo libre a la edad de 27 años. El doblete de los húngara en Río marcó un hit.

Fue la consagración de la mujer que vistió los chinos como lo hacía señora de hierro, epíteto que patentó como marca comercial. “La dama de hierro es mio alter ego”, bromea, “me ayuda a no a ser Katinka; Katinka es una persona agradable y buena; allá señora de hierro hay alguien serio y competitivo que siempre está a la altura del trading”. La marca del metal destaca por una potencia incomparable por la versatilidad de sus activos y por la resiliencia que se ha permitido demostrar en más minutos que nunca durante una década. Fue la primera nadadora -hombre o mujer- que recibió un millón de euros en premios FINA. Su colección de 64 medallas de oro en Juegos, Mundiales y Europeos no está sobre la marcha ni tampoco Michael Phelps.

«Estoy muy feliz de haber estado esperando 27 años para ganar el oro olímpico», afirma. “En ese momento el oro no cambió mi vida. Sufrí muchos engaños, quedé cuarto en los partidos de Londres, viví el desenlace en el Mundial y cuando llegué a Río creo que me sentí en paz con migo misma. Imagínate que ser campeón olímpico cambiará por completo, pero si no eres un niño, el oro no cambiará en absoluto. Después el río me enseñó como siempre. A los jóvenes les digo que se preparen para todo: perder y también ganar. Lo más difícil es llegar y quedarse. Habiendo ganado el Mundial en 2009, salí en cada pista y sentí la presión que me ponía sobre los hombros. Dijo: «Si eres campeón del mundo, tienes que ganar». Es falso. Me llevó entender que no quería ganar siempre. Lo aprendí pensando en lo esencial: amo lo que hago y lo hago lo mejor que puedo».

Desde que acudió a los Juegos de Atenas en 2004, con 17 años, no ha perdido un título olímpico. Siguiendo las notas mínimas exigidas por el equipo húngaro en los campeonatos nacionales de abril o en el campeonato europeo de junio, se inscribirá en sus sextos Juegos Olímpicos. Desde febrero establece su campo base en el club La Santa, en Lanzarote. Su marido, Máté Gelencsér, responsable de preparación física y cronometró su tiempo al pie de la piscina. Ella diseña sus entrenamientos. El alto rendimiento es familiar. “Me encanta pasar tiempo en Canarias y las playas”, dice. “Mi madre está con nosotros. Hija también. La mayoría de las veces viene a la piscina. Su abuela me ayuda mucho. La próxima vez venderé con mi madre. Preparar un partido así con toda mi familia, en Lanzarote, sin preocuparme de levantar mi casa ni pensar en mis tareas me hace sentir feliz”.

“Estaba en un largo viaje”, reflexiona, “en agosto y esto provocó un cambio enorme. Empecé a entrenar a finales de diciembre y estoy intentando ponerme al día. Ahora no estoy seguro de por qué estoy seguro de a qué hora estoy clasificado. Haré lo que puedas. Me concentraré en los 400 estilo libre e intentaré competir también en los 200. Mi objetivo es clasificar. Punto. Nadie a mi edad sufrió un podio. Cuando gané el oro en Río a los 27 años, me convertí en el campeonato olímpico más antiguo de la historia en pruebas de estilo. ¡Y 2016 quedó atrás! Ahora que tengo 35 el neto se multiplica. En todos los deportados se ha ampliado la edad de alto rendimiento y espero ser ejemplo de ello en Natación. Tengo más tiempo para recuperarme de los esfuerzos. Pero en términos de potencia no siento el bajo nivel que tenía a los 27 años».

La estadounidense Dara Torres ganó tres platas en Beijing a los 41 años. Esta es la frontera de la longevidad femenina en el mundo online. Pero Torres era un velocista. Sus pruebas, las de 50 y 100 libras, le permitieron expresar la potencia, según los fisiólogos, lo último que ocurre con el envejecimiento. Katinka Hosszú finge tener los ojos muy abiertos. Los 400 metros de estilos combinados son un pequeño decaimiento. Se han abierto ordenadores de nueva generación. La canadiense Summer McIntosh gana la ola: viajará a París con 18 años y el nuevo récord: 4m 25,87s, un segundo más rápida que la mejor marca de Hungría: los 4m 26,36s de Río 2016.

Katinka Hosszú en la piscina del club La Santa, en Lanzarote.
© Gobierno de Canarias

McIntosh -al igual que Hosszú hace una década- en un mar aparte. Sus perseguidoras de Australia y Estados Unidos, Katie Grimes, Kaylee McKeown, Alex Walsh y Jenna Forrester, no pararon nunca durante 4 minutos y 31 segundos. La sombra que Hosszú atravesó de manera casi regular hasta 2019, el camino de los Juegos de Tokio 2020, suspendidos por la pandemia.

“Esto no es ningún resultado”

“En 2020 sentí que estaba en la mejor forma de mi vida”, recuerdo. “Hasta que llegó la pandemia y alrededor de marzo dejé dejé para educarme y prepararme. Fue un gran golpe. Prepararme para Tokio 2021 fue muy extraño porque básicamente tuve que plantearme una tarea. Voy a Nadar Carreras los fines de semana, todo el año. Compitamos por el Covid y recuperemos nuestra rutina con reglas muy raras para evitar los contagios del tipo que se iba a Tokio sin preparación”.

Ningún contacto con Nadar en París. Pero el primer agua, y después el sol de Lanzarote, lo hicieron más fácil. “Después de tener al bebé, un día me metí en la piscina y en noviembre comencé a aprender y me sentí bastante bien”, dice. “Esto no es un resultado. No amo este deporte por las medallas. Me encanta mantenerme en forma y competir. Disfrútame y hazme sentir completa.»

“Mi hija tiene mucho sueño”, advierte. “¡Esto ayuda mucho! Me mantengo muy flexible a la hora de decidir cuánto entrenamiento puedes hacer o cuándo puedes hacerlo, o hasta dónde puedes llegar, porque eso depende del niño. Es un desafío que el encuentro realmente tenga un empate. Estoy en muy buena forma. Evidentemente, no para batir un récord mundial, pero sí para clasificar al equipo olímpico, algo que creo que sería fantástico. Creo que eso es algo que puedo demostrar: puedes estar en muy buena forma después de tener un bebé. La vida no se detiene para las madres”.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_