sábado, abril 13

Franz Beckenbauer: Beckenbauer, el futbolista con rabo | Fútbol | Deportado

La familia Cruyff considera la camiseta con la que Beckenbauer ganó el Mundial de Múnich 1974 como el mejor de los trofeos después de que Alemania perdiera ante Holanda. Los dos iconos de aquella famosa final, Franz Beckenbauer y Johan Cruyff, intercambiaron un manto que Jordi Cruyff cuidó con tanto cariño que negó reiteradamente su devolución a cambio de recuperar a su padre, que fracasó a los 68 años en 2016.

Ambos fueron dos futbolistas, y también dos personajes igualmente sobrios que por admiración mutua se encontraron de alguna manera más tarde, cuando un cruyffista radical como Pep Guardiola fichó por el Bayern (2013) tras dejar el Barcelona (2010). Beckenbauer había fichado al antiguo técnico del Manchester City cuando su equipo marcó en el Camp Nou a los azulgrana en los cuartos de final del campeonato de 2009 por 4-0.

Beckenbauer tiene tanto gusto que aunque llevara su camiseta faltante en el campo más incómodo del mundo para ser defendido, si alguna vez jugara en su área, siempre podría usarlas ya que subiría con la camiseta puesta por detrás. , con la cabeza levantada, se incluye la barbilla luminosa con un brazo de cabestrillo para dislocar al hombre, como ocurrió en aquella semifinal contra Italia, resultado de la prórroga (4-3) y conocido como el partido del sello de 1970. Copa Mundial:

Todavía no tenía dos centrales, uno atrás y otro atrás, sino un marcador y un líbero, demarcación que Beckenbauer había colocado en su fútbol panorámico, propio del centrocampista que estaba en su orígenes, igual precisión en el paso corto y en el ancho, único en el golpe de balón, jugador total y líder indiscutible de su equipo y también de su selección, una de las celebridades del fútbol junto al canonizado Pelé, Di Stéfano, Cruyff, Maradona y Messi.

Tenía tanta calidad y era tan guapo que parecía jugar de frac, siempre elegante e imponente, igual de atractivo para el público y para la pelota, un futbolista que fue decisivo para entender la hegemonía del Bayern de Múnich y de Alemania a principios de los años 70. La excelente lección que tuvo del juego y su dominio sobre el partido, así como su autoridad y seguridad, le llevaron a conformarse con una figura de emperador, comúnmente conocido como el Káiser.

La marca de Beckenbauer como jugador resultó ser tan poderosa que siempre se impuso en el seleccionador, incluso cuando se proclamó campeón del mundo con Alemania en Italia 1990, y sobre todo en el directivo y presidente, cargado de lo que era un protagonista mucho menos virtuoso. a los ojos del fútbol y de la sociedad tras retirarse en el Cosmos de Nueva York, también en el equipo de Pelé, en 1983.

Aunque su inteligencia y personalidad los acercaban, así como sus intrigas con las respectivas selecciones, siempre y cuando Dios sintiera que el antagonista según la definición de Beckenbauer era Cruyff, sobre todo por los duelos que se mantuvieron en los partidos entre Alemania y Holanda y entre Ajax y Bayern. “Yo era campeón del mundo, pero Johan era mejor jugador que yo”, prosiguió el alemán, el mismo que recordó tras la muerte de su rival y amigo holandés: “No era sólo un amigo, sino un hermano para mí».

Cruyff decía que Beckenbauer se defendía atacando, que era como el saborista que jugaba y quería que sus compañeros jugaran, aunque uno defendiera y el otro atacara.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_