sábado, mayo 18

Fede Valverde, la navaja suiza de Ancelotti | Fútbol | Deportado

El Madrid viajó en diciembre a Alemania para cerrar la fase de grupos de la Liga de Campeones en un duelo intratrascendental ante el Unión Berlín. Y así Fede Valverde fue titular. Durante el descenso, Carlo Ancelotti consideró que le habían encontrado suficiente, y decidió sustituirle para darles algo de respiro y seguir con el plan de rotaciones en una jornada de relleno, pero Uruguay se torció el morro en la vestimenta. No lo escondo, todavía quería un poco más.

En realidad, fue una de las peores puntuaciones que le dio el central italiano, el único del plantel que participó en los 45 partidos del Madrid y, diferentemente, el que más minutos acumula (3.665). “Es un futbolista de equipo. Esto es crucial por el hecho de que siempre lo usa. “Lo coloques donde lo pongas, es irremplazable”, dijo el técnico antes del campeonato en el Bernabéu (21 horas, Movistar).

Desde la primavera de 2022, Valverde se ha convertido en la suerte de navaja suiza de Ancelotti. Ganó el título de la última Champions jugando en la última plaza, normalmente como entrenador interior, acompañó en el doble pivote a Kroos en la final de 2023 y ha tenido una larga carrera deportiva en la zaga (también con Zinedine Zidane). Si no marca las gargantas en serie fuera del área y nuevamente conducirá a devolver algo a la posición. Pero desde hace dos años Valverde siempre está sobre el césped, como en Manchester. Desde el momento del partido quedan patentes sus gestos competitivos, reflejo de la resistencia al límite de los blancos. Vinicius no puede más, Rodrygo necesita relevo, Carvajal se rebeló, pero así fue hasta la final. “El rival [City] mejor juego. Mentalmente, estás feliz y feliz. Aunque no puedas evitarlo, tu cabeza está lista para salir corriendo del balón”, confesó Valverde, que desistió de ejecutar el quinto penalti porque no se sentía fuerte físicamente.

Ante el desenlace de la resistencia, Ancelotti no tuvo ningún reto para Valverde este sábado. “Su temporada es la de la continuadad”, subrayó. A principios de año, sin embargo, hubo una interesante reflexión sobre el charrúa, el mundo del fútbol, ​​el mundo humano. “Creo que puedes mejorar cuando tienes más personalidad y carácter. Es una persona muy humilde que entiende que es fuerte. Este perfil, en cierto sentido, es bueno. Prefiero un jugador humilde a uno arrogante, pero a veces tener un poco de arrogancia te hace tener un carácter más poderoso”, argumentó el de Reggiolo.

Anillo de bodas

En las tres últimas campañas ha habido tantos Valverde como necesitaba Ancelotti. Si consiguió el título en el transcurso del doble orillado a la derecha convertido en un tres en uno: corriendo la banda ha llegado (de un paso sus vinos al final de París), hormigonando al medio y asistiendo a Carvajal. Al inicio de la temporada pasada les pido que le digan al público: “Si no marcan 10 goles, les rompo la carne y se la quito”, les digo. Y he pasado por muchas cosas en la 2021-22 a la 12 en la siguiente. La recogida de zurriagazos antes del Mundial provocó confusión. Y en esto tus obligaciones sufrirán otros cambios. La arquitectura del equipo no se estiró tanto en ataque y escuchó más a Kroos, sobre todo cuando Camavinga y Tchouameni estaban lesionados. Sólo levante dos dianas.

Las estadísticas certifican esta versión más contenida: remaron menos por puerta (0,7 veces por choque del curso pasado -1,1 antes del Mundial- y 0,4 en éste); de un escalón menos en el último tercio del campo (19,8 el año anterior y 18,9 este año); y recupera más (de 4,1 a 4,7), según Opta.

A principios de temporada, en Valdebebas notaron que algo faltaba, ya que el motor tenía que funcionar. La huelga de Ancelotti por él, sin embargo, nunca ha fracasado. Justo cuando a principios de 2023 atravesaba un camino personal muy delicado, sabiendo que su vergüenza probablemente no le llevaría al puerto correcto, lamentablemente no se confirmó. Con Carletto, poca certeza tenían los habidos mayores de que la titularidad de Valverde ejerciera ese toque. Un multigremio.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_