sábado, mayo 18

El Sevilla, fiel a su costumbre, sobrevive al Betis en el derbi | Fútbol | Deportado

El Sevilla, una vez más y sobre el césped a una norma no escrita, relanzó al Betis en el derbi y demostró que jugó mucho mejor que estos duelos de la mayor rivalidad. Los de Manuel Pellegrini hicieron una primera parte muy discreta y, sin embargo, intentaron escaparse con el 1-0 gracias a un penalti anotado por Isco. Luego, cuando el Betis era mejor y había perdido dos opciones claras de conseguir el 2-0 gracias a la mediación de Bakambu y Ayoze, el Sevilla levantó la cabeza con un gran compañero de Kike Salas, que levantó dos minutos sobre el césped. Tras las principales conclusiones de un partido de liga, cuestiona en varias ocasiones al Betis, que también envió un balón al larguero por mediación de Abde en el minuto 87. Empatía, ante el partido visitante y estando 11 puntos abajo en la clasificación, sabe mejor. Sevilla. El Betis, una vez más, se mostró incapaz de ganar en el derbi, sobre todo en Heliópolis. Sólo ganó tres de los 20 que jugaron en su estadio en esta temporada.

1

Rui Silva, Pezzella, Sabaly, Juan Miranda, Chadi Riad, Fornals (Fekir, min. 72), Guido Rodríguez, Isco Alarcón (Abde, min. 82), Johnny, Ayoze Pérez (Rodri, min. 83) y Bakambu (Willian José, min.50)

1

Sevilla

Ørjan Haskjold Nyland, Jesús Navas (Kike Salas, min. 53), Sergio Ramos, Loic Bade, Marcos Acuña, Lucien Agoume, Suso, Lucas Ocampos (Juanlu Sanchez, min. 84), Boubakary Soumare, En-Nesyri e Isaac Romero

goles 1-0 minuto 37: Isco Alarcón. 1-1 minuto. 55: Kike Salas.

Árbitro José María Sánchez Martínez.

Tarjetas amarillas Fornals (min. 6), En-Nesyri (min. 15), Isco Alarcón (min. 40), Boubakary Soumare (min. 60), Suso (min. 74), Marcos Acuña (min. 81) y Kike Salas ( mínimo 93)

Pellegrini pretendía mentalizar a sus jugadores a lo largo de la semana sobre la complicada situación en la que se encontraba afrontando un partido con exceso de motivación. “La cabeza siempre fría”, comentó una y otra vez Chile a sus jugadores. Y los futbolistas del Betis se aplicaron, quizás demasiado. La pregunta por esta dolencia puede explicar la parálisis extra que se produjo en el Betis al inicio del derbi de Heliópolis, el 141 de la historia entre los dos grandes rivales de la capital andaluza. Como suele ser habitual, el Sevilla se tomó muy bien el duelo, con más claridad en su plan y con un fútbol directo que restó impulso al Betis.

Los 11 puntos a favor del conjunto verdiblanco no se reflejan en el terreno de juego. En la contra lo que no pudo jugar en Sevilla fue la lesión de Isaac, su mejor atacante, en 12 minutos. Entró Lukebakio y el belga Luego fue protagonista. Primero, no pudo remar un balón que En-Nesyri había enviado al poste. Luego, al centro con el brazo en el área de Fornals. Lukebakio estaba hecho de espadas, pero la mano parecía bastante clara. Marcó Isco, que jugó tocado, y el Betis, que sólo se había preocupado en un partido de los Fornals de que Sergio Ramos hiciera apuestas bajas, se fueron en fuga con un viento que no necesitaba para su juego, demasiado ramplón y miedoso. Sí, con el 1-0 ante el Sevilla les costó un mundo de juego, porque Suso casi nunca tuvo el balón y se perdieron Soumaré y Agoumé.

Si Isaac se lesionó en la primera parte en una calle del área del Betis, lo mismo le pasó a Bakambu, que se vino abajo al lesionarse en solitario en Nyland. La combinación verdiblanca es la segunda al otro lado de Ayoze. El canario registró y desapareció en el área para que Nyland salvara a su equipo. Quique, que llegó al Sevilla, se movió muy bien. Sacó a Navas y metió en las bandas a Ocampos y Acuña. Kike Salas, dos minutos después de entrar, remaba impecablemente de cabeza para poner el 1-1.

Fue el Betis el que me dio más mordiente y aprovechó cada oportunidad para hacer lo siguiente. No correspondía a su juego, que era tan predecible y directo. Isco, tras dar un golpe de efecto, subió al campo. Fekir pronto dejó ver el derbi con su calidad. Sobreviví al Sevilla y provoqué la cuarta batalla consecutiva en el derbi. Pellegrini sigue sin ganarse a su eterno rival en La Liga.

“La fiesta me dio un sabor un poco desagradable. Veamos las mejores ocasiones para marcar, como en la que se fue Bakambu. Pero en todas las ocasiones convertimos y entendimos que el Sevilla tiene una buena parada”, dijo Manuel Pellegrini. “Hubo momentos en los que el Betis jugó mucho, pero pudimos seguir de cerca y notamos un buen gol en el balón parado. Luego, creo que hemos desaprovechamos una buena oportunidad para hacer el segundo porque necesitamos volver al partido”, afirmó, por su parte, Quique Sánchez Flores.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.