sábado, abril 13

El Madrid sigue intratable: 19 victorias seguidas | Baloncesto | Deportado

Euroliga jornada 9

Real Madrid

AS Mónaco

AS Mónaco

Y llevas 19 victorias seguidas esta temporada, en todo lo que has jugado. El Madrid sigue divirtiéndose en el escenario que la mar (ocho triunfos en la Euroliga, nuevo en la ACB y dos en la Supercopa) y ante el rival que les plantea por delante, el último Mónaco que se presenta en el WiZink con el cartel de El semifinalista de la Euroliga quedó desfigurado, destrozado por el saque de Campazzo, los puntos de Musa (21) y el marcador de Tavares.

El Madrid enamoró a Causeur en el quinteto titular para casar a Mike James y Loyd, la amenaza exterior. El Mónaco se volvió hacia adentro y Motiejunas ejerció un clásico de la pizarra, el intento de sacar a Tavares de la cueva. En sentido contrario, la líder era la Diana de los pueblos de Campazzo y foco del ataque local. El Mónaco intentó dormir en el partido, para evitar que el Madrid acelerara el tictac del reloj. Sólo un instante lo logró. El equipo de Chus Mateo estaba preparado para recoger sus zapatillas. Tavares colocó la pelota blanca sobre roja, reboreba y asistió en una misma jugada, lanzando el balón como si fuera un beisbolista. Los madridistas corrieron y Musa no quiso verle. El equipo de Sasa Obradovic sólo se refugiaba en acciones individuales (23-10). El mecánico blanco funcionó bien siempre que Chus Mateo sólo cambiara piezas (30-20).

Llull heredó la dinamita de Musa en el segundo cuarto con tres triples maestros. El Madrid sigue de manera correcaminos, haciendo gala del arsenal que ostenta como planta. Sergio Rodríguez volvió a Campazzo, Rudy completó el trío de veteranos y el Mónaco, abandonado por unos instantes, reaccionó en solitario en los instantes finales para seguir una victoria de la vida (53-39) en el descenso. Si desvió a los blancos aunque cambió a los peones. El Mónaco era una caricatura.

Campazzo se retiró al volante. El argentino es entrenador de pista y el mejor director de orquesta. La base se detuvo y aceleró, notó y asistió. A su lado surgió el nuevo Tavares en otro acuerdo de furia por centenares de James y machacar el aro (70-47). El Madrid controló las distancias sin sudar excesivamente, muy superior por ambos lados. Ni siquiera la cuarta falta de Tavares alteró el panorama. Musa vive una de estas noches en trance y en defensa no si regala mil.

El Madrid entró en el último cuarto con 30 puntos (80-50). La diferencia fue tan abismal que pasaron cinco minutos sin anotar un punto, frustrados en el triple. Pero Mónaco se resodo y cayó los minutos hasta que siguió la 19ª victoria.

REAL MADRID, 91; MÚNICH, 73

Real Madrid: Campazzo (12), Causeur (7), Musa (21), Deck (7) y Tavares (12) —equipo inicial—; Rudy (3), Llull (14), Hezonja (0), Sergio Rodríguez (0), Yabusele 3(), Poirier (12).

Monje: Mike James (15), Loyd (2), Blossomgame (4), Brown III (9), Motiejunas (14) —equipo inicial—; Okobo (6), Diallo (4), Cornelie (8), Walker (2), Tarpey (3), Hall (8).

Parcial: 30-20, 23-19, 27-11 y 11-23.

Árbitros: Javor, Silva y Tsaroucha.
Centro Wizink. Unos 7.000 espectadores.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.