domingo, abril 14

El Madrid impone su autoridad cuando el Bayern lo discute | Baloncesto | Deportado

Euroliga jornada 20

B. Mónaco

Real Madrid

Real Madrid

El Bayern quiso tocar la moral del Real Madrid en el momento decisivo del partido y salió caliente. Después de que los de Chus Mateo levantaron un muro durante todo el choque, y mantuvieran a los alemanes en diez o más puntos de diferencia, de repente el equipo blanco se vio menospreciado un escalón y los bávaros quedaron atados a la base del lanzamiento de triples. Consiguieron colarse, a cinco minutos de la final, a sólo cinco puntos de distancia (65-70).

Y ahí apareció el Madrid de verdad y no lo logró quien había jugado hasta ese momento, y quien, a falta de mayores necesidades, lo hizo en el tranquilo. Sospechando, después de un paquete de 3-20, dije que todo era por ganancias, para no pasar dificultades en el momento de la verdad, y cargué la máquina de carne para ir a la carnicería con 21 puntos de venta (71 -92). Fue una demostración de poder cuando lo hizo. No me pidan rebato del banquillo. Dios tiene la sensación de que fue algo natural, que vino desde dentro, de unos jugadores que supieron cuando dieron el botón de apagado, y lo que es más importante, al de encender.

En una emotiva fiesta para los Bávaros, que saltan al partido con el número 5 en la espada de Franz Beckenbauer, el Real Madrid no tiene piedad de su ex, Pablo Laso. Al dominar el marcador en cuatro partes, permitió engrosar la estadística de Sergio Llull, que ya es el madridista con más partes de la historia, con 1.047, superando a Felipe Reyes con lo que compartió marcado durante tres jornadas. Con sus tres triples, también está a un paso de superar la marca histórica de Juan Carlos Navarro, con 623, por los 612 que ya tiene el jugador del Real Madrid.

Poirier, con 18 puntos, fue el máximo anotador del Madrid, seguido de Hezonja (17) y Musa, que se mantuvo incombustible, con 16. Entre todos, neutralizaron el ataque del francés Francisco, que con sus cuatro triples fue el detonador del La reacción de su rival, a quien veo como que cuestionaban la jerarquia y no lo entendía. No te preocupes, ni por un momento perderás tu cómoda posición en lo más alto del ranking.

Mónaco 93 Baskonia 83

Jugar en el pabellón Omnisports, construido bajo el estadio Luis II, no es como hacerlo en el infierno gris o turco de la Euroliga, o en el Stark Arena del Partizán de Belgrado. Es más bien una experiencia parecida al trabajo comparado con aquellas calderas, o el Buesa Arena cuando toca, por lo que la derrota del Baskonia ante el Mónaco (93-83) puede deberse a distintos motivos, entre ellos el peso de piernas del Después de muchos partidos consecutivos vitorianos, o al final de los tiros libres, incluso en los tiros libres (11 de 19), un pobre 57%, pero nunca ante la presión ambiental de la ciudad balnearia monegasca.

Fue un partido igualado el que disputaron los victorianos, incluso el resultado final, con el despegue local cuando el Baskonia jugaba a la desesperación. Después de haber vivido el primer cuarto con una mínima ganancia (21-22) de los jugadores de Ivanovic, que tenían a Markus Howard como el hombre más fascinado, aunque sus 33 puntos en la final, no rentaron la deuda de su equipo, debido a la La inigualable aparición de Mike James, que dio apoyo a su equipo en los dos siguientes cuartos, inclinó la balanza hacia el Lago de Múnich, que hizo meditar al Baskonia en las dos partes del torneo regular.

Sólo Sedekerskis en algunas fases, y Kotsar, que se marchó al inicio del partido, dieron la talla en ataque, aunque Moneke tuvo sus chispazos en el rebote (13), aunque no fue suficiente para poder regresar de la Costa. Azul con una victoria, por lo que el Baskonia se apaga con un balance de diez victorias y diez derotas. Ni frío ni calor.

Valencia Basket 79 Zálgiris 84

Ganar un partido en la Euroliga es un trabajo duro y el Valencia Basket lo está continuando en los últimos partidos. Ante el Zalgiris, la moneda subió cruz tras un choque muy igualado que fue elogiado por los pequeños detalles. Los de Mumbrú se subieron a un maíz llamado Evans con un par de triples en los instantes finales, que inclinaron la balanza. Yendo al marcador con alternativas, Ojeleye apareció para reforzar el plantel del equipo, pero tras la acción que realizó para lanzar a los valencianos (74-72), el acero de Evans fue decisivo

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.