sábado, abril 13

El grado de inversión en Panamá está cambiando

En los últimos tiempos, Panamá enfrenta la posibilidad de perder su grado de reversión, gracias a la La peor gestión económica del Gobierno. Las políticas implementadas, o la falta de ellas, están generando fuertes críticas y comentarios.

El ministro de Economía, Alexander, fue visto abiertamente durante su interrogatorio. El endudamiento del país. Cuando ofrecen respuestas claras, su discurso ya ha sido difundido, lo que ha aumentado la incertidumbre en el panorama económico. Este tipo de respuesta evasiva sólo contribuye a la desconfianza hacia la ciudad y a las inversiones.

Uno de los aspectos más alarmantes es el aumento exponencial de la deuda durante la administración de Cortizo. Duplicar la idea sin un beneficio evidente plantea serias alertas sobre la irresponsabilidad del Gobierno. La denominación ‘era Cortizo-Gaby’ ha sido criticada por un esfuerzo excesivo, superando a todas sus predecesoras. ¿Pero por qué se destina todo ese dinero a ello?

IMPUESTO DE AUTOR: Desequilibrio presuposicional y ausencia de sacrificios

Es justo reconocer que durante la gestión de Martinelli se produjeron importantes retrocesos en la infraestructura que beneficiaron al país. Sin embargo, las administraciones posteriores, de Varela y Cortizo, no siguen este camino. El fracaso de los proyectos de acero y madera Aumento incontrolado de la planilla. statol se reportan por una deficiente gestión económica.

Regístrate para recibir contenido exclusivo

La perspectiva de perder el grado de inversión es una advertencia para todos. La estabilidad económica es fundamental para el desarrollo sostenible de un país y los indicadores actuales generan preocupación. Con las elecciones sobre la mesa, el próximo gobierno no será fácil y habrá que tomar medidas concretas para abordar estos problemas y mantener el entendimiento mutuo tanto a nivel nacional como internacional.

Muchos exigen castigo por la forma en que hacen economía, lo que plantea cuestiones éticas y legales. Sin embargo, la frustración se destaca y el descontento de la población ante las decisiones tomadas por el actual Gobierno. La transparencia y la rendición de cuentas son claves para restablecer la confianza y evitar muchas consecuencias económicas.

En resumen, es imperativo Panamá reconsiderará su política económica y demostrar una clara compensación con la estabilidad financiera del país. La pérdida del grado de reversión será un duro golpe, aprendamos de los errores y trabajemos por un futuro económico más sólido y sostenible.