miércoles, abril 17

El deportista Mario García Romo lucha con la resistencia en la oscuridad | Deportado

Mario García Romo, fotografiado el pasado mes de febrero.Claudio Álvarez

Para los callejeros que al cabo de un tiempo llegan a su pueblo en la villa del castillo, la oscuridad que les esconde en la navegación, y no le tengan miedo, es una excusa para sentirse un niño perdido en medio de la montaña y la orejas escondidas, etcétera. Mario García Romo, que no es nada viejo (cumplió 24 años en junio) y que bajó a Villar de Gallimazo (en la Moraña Salmantina) pasó unos días desde su base atlética en Boulder (Colorado) , así es la sensación de estar en casa, y también de una compañera que la envuelve de humedad y salud en sus salidas corriendo al campo, más que un este romántico. “Sí, sí, esta niebla devuelve la sensación de estar en la comunidad, pero llevo tres días sin sufrir una baja determinada, y vale la pena, ya echas de menos el sol”, dice el deportista, el marquista más español del millar (3m 47,69s). “El día de Año Nuevo fue una sesión de 15 mil [unos 25 kilómetros] y cinco mil años y gimnasio en Navidad y el día 26. No faltará ningún día”.

García Romo visitó España para reunirse con su familia y seguir su profesión y este Año Nuevo, el año pasado, correrá la Nochevieja de Vallecas, la más importante del mundo. El Salmantino, cuarto en los 1.500 m del Mundial de Oregón 2022 y sexto en Budapest el pasado verano, será una de las figuras españolas junto al murciano di Mula Mo Katir, medalla de oro en los 5.000 m de Budapest, y el maratón gallego El corredor de Ames Tariku Novales, que batió el récord nacional (2h 5m 48s) en Valencia tardó un mes (2h 5m) en convertirse en el primer récord español que se quedó en menos de 2h 6m en una distancia de 42.195 kilómetros. , el favorito, el atleta etíope Berihu Aregawi, rival habitual de Katir en las pistas de los estadios, que en la Cursa dels Nassos (San Silvestre de Barcelona) superó hace dos años al campeón del mundo en 5K, cinco kilómetros sobre asfalto (12m 49s).

El objetivo de París 2024

Cuando García Romo (a todos los demás, el público feliz no logra distinguir) el batir de la espuma en el estadio del Rayo caerá 215 días antes, el 2 de agosto de 2024, si se disputa en el Stade de France, dice, el Estadio Olímpico, el Primera serie de 1.500 metros de los Juegos de París. El día D, la hora H. “Pero no es el único día decisivo”, afirma, por teléfono, el deportista profesional de la OAC (On Athletic Club). «Noveno. Hay más de un objetivo, sí. Los Juegos es lo más importante, lógicamente. Al final vienen cuatro años, ¿no? Sí, es el evento deportivo más grande del mundo. Pero también hay un campeonato europeo de pista libre en junio y un campeonato mundial de pista libre en marzo. Entonces estos dos campeones también eran clubes. Y creo que también son objetivos muy importantes para mí este año. Así que quiero intentar conseguirlo tres”.

El entrenamiento, mar en la oscuridad del campo Castellano y los atardeceres, mar en el engañoso y cálido sol de Colorado, las laderas de los millonarios en las Rocas, alegría a los atletas, las endorfinas les traen al oído, dicen Son soberbios, te hacen sentir pleno, y si el entrenamiento es bueno, también generan un optimismo imparable, al menos a la altura de tu ambición. “Sí, estoy muy feliz ahora. Salió del otoño con más carga que nunca. Nunca. Aparte, creo que entrar al porche con mayor volumen también es de gran ayuda para este ojo. Todos ustedes podrán manejar distancias más largas y entrenamientos un poco más fuertes. Y la verdad es que creo que respecto al año pasado he dado un paso bastante grande en este aspecto”, afirma García Romo, que debutará (si se clasifica por la clasificación mínima) en unos Juegos Olímpicos, que ganarán tras ganar. las medallas en el Mundial y un bronce en el Europeo de Munich 2022. Siempre claro, el caso imparable de Jakob Ingebrigtsen y Katir. “Lo que me diferencia un poco de otros atletas de 1.500 m como Katir o Jakob es la resistencia. Ellos también son muy buenos corredores de 5.000, y quiero que no puedan reflejar en los 5.000 el nivel que tengo yo en los 1.000. Este año eso espero. Y también intentaremos mejorar en el siglo XIX. Este es otro objetivo».

Como Pep Guardiola con sus jugadores del Manchester City, García Romo se motivaba y aceptaba antes de las competiciones con la música y acción del Gladiador, pero no tanto. “Creo que ya conozco todo el mundo sobre Gladiator, porque es una de mis películas favoritas. Sí, estoy viendo Gladiator, pero no la veo antes de todas las competiciones, pero es una película que me gusta mucho”, afirma. “Pero sobre todo tengo la intención de leer, tengo la intención de leerle a personas que me inspiran mucho y en esa misma motivación. Pero creo que también es posible encontrar un poco de motivación en uno mismo. Y también estoy centrado en eso, en encontrar mi razón para correr y mi razón para seguir mejorando».

Además de hombre de cine o revistas, García Romo es un hombre de libros, un lector que busca respuestas a la vida en lo que lee, e incluso ahora que en el grupo Colorado que conoce a Dathan Ritzenhein conoce a una entrenadora, Kelsey Quinn. , con una visión más científica y un consejo para controlar el entrenamiento con milimoles de lactato en el cinturón, quizás estos días encuentre más motivos para ser el deportista que se sumerge al final de sus entrenamientos en la lección de Soledad del último corredorel esquí de fondo como una lucha contra las lecciones y un acto de afirmación de rebelión ante el mundo.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_