lunes, mayo 20

Conde de Godó 2024: Nadal, certezas e incertidumbres marcan el punto final | Tenis | Deportado

Barcelona es el primer punto de una escalada emocional que pretende, o más bien protagonista, alcanzar el clímax en el ruedo parisino. En poco más de un mes -exactamente el 26 de mayo- comenzará Roland Garros, el objetivo de Rafael Nadal de concentrarse en todos sus esfuerzos porque la pelota que insinuó su mente durante la pretemporada voló por los aires y el tenista no los tuvo hechos. Más remedio que improvisar en la marcha. Dicta el día a día, en realidad. Pelota por pelota. No puedo jugar en Australia, me caigo en Indian Wells y, tras descartar Montecarlo, punto de partida de la gira sobre arcilla batida, encontré un oasis inesperado en el club de tu vida. El del Godó es un primer adiós de alto valor simbólico -la parte desenlace del origen-, resumido en seis días que concentran tantas certezas como preguntas: confiar en el mallorquín para disfrutar de un último baile en el Bois de Boulogne, pero día a día. , todo sigue en el aire.

Juego, pero condicional. Los duelos contra Flavio Cobolli (62º) y Alex de Miñaur (11º) revelaron que el instinto competitivo de Nadal sigue intacto, al igual que su goleador y sus estadísticas. En cuanto a la temperatura, sobre las decenas le permití ceder con suficiencia al joven italiano y mantener de uno a otro al australiano, aunque respetando la gasolina, el rendimiento cayó de forma abrupta. Ante los rivales de perfil se vive como el primero, su inteligencia y sus palabras pueden ser suficientes, pero la historia cambia si el partido propone un ritmo de balón lineal. «Jugué con lo que tengo», si soy sincero. Y los hechos dice que el guía y el revés son fácilmente recuperables, pero no así el servicio. Mermado de los abdominales, la velocidad media del bolso (unos 190 km/h) se ha reducido notablemente, aunque se ha incrementado la del primero (160 km/h) a la segunda aparición (170 km/h) del torneo.

El físico, con alfileres. Lógicamente, los contratiempos de los últimos tiempos y el paso de Quirófano han deparado a un jugador que el próximo 3 de junio cumplirá 38 años, y que habrá tenido un largo historial de lesiones y parones forzados. Si la incertidumbre era considerable, en este último momento se ha reducido. “Se pueden gastar muchas cosas”, indicó antes de la fiesta celebrada en Pedralbes. Admite Nadal que «hoy el jugador principal no está permitido, hasta que esté sano en el torneo, más que nada». Y el miedo a que el cuerpo pueda volver a fallar en un momento u otro. “No sé cómo puedo responder a este tipo de necesidades; Jugué muy poco durante el último año y el medio, o si íbamos a llegar lo más lejos que pueda. Intenta no cruzar líneas peludas”, añade. Eso sí: “Subo fortalecido”.

Nadal, las maravillas de Godó.Alberto García

Los destinos y el ritmo. Situados en el puesto 644 del ranking mundial, los españoles están obligados a un doble precio para poder acceder a los torneos: las invitaciones o el clasificación protegido. La pérdida de estatus también hace que desde las primeras rondas tengas que enfrentarte a oponentes poderosos como el propio De Miñaur, ya que el terreno se inclina desde el principio. A diferencia de las épocas prósperas, cuando tienes un margen relativamente amigable para calibrar tu juego y aplicar cambios, ahora no encontrarás ningún vacío legal. En Indian Wells, por ejemplo, su segundo enfrentamiento estuvo dirigido al danés Holger Rune -número que se encuentra en ese momento-. Si ya no se desgasta, como en el caso del Barcelona, ​​la posibilidad de ganar un ritmo competitivo reduce la carga que puedes incorporar a los entrenamientos con jugadores de primer nivel. “Si mi cuerpo se acostumbra, puedo dar un paso adelante. Quiero decirte cómo quiero conocerte. Pero siento que di un paso adelante”, afirma.

De tres a cinco series. A principios de año, Nadal ya se dio un golpe en la muñeca con el australiano Jordan Thompson. Este día 5 de enero el reloj marcaba 3h 25m, una extensión que mi cuerpo no podía soportar. Aunque comprendas que hoy tu objetivo prioritario es poder saltar a la pista, «no ganar», para acercarte al propósito de liberarte, si eres verdaderamente competitivo tendrás que adquirir una continuidad que deberá ser pareja. mayor en el hipotético caso de un atentado en París. Allí, los partidos pasarán al exigente formato de las cinco mangas, sin olvidar las exigencias del contexto del arco. Menos dañino para los extremos de las varillas o agujas, es el más solicitado desde el punto de vista de resistencia y solidez. “A veces es difícil jugar cuando sabes que no podrás jugarlo todo; Hola, porque dentro de una semana definitivamente sí. […]. Una vez acabado el primer set, se acabó el partido”, reconoció ante De Miñaur.

Nadal golpe de revés ante De Miñaur.
Nadal golpe de revés ante De Miñaur.Alberto García

Roland Garros, ¿destino final? Durante su último discurso ante los periodistas, Nadal se entusiasmó diciendo que el verdadero objetivo era París, donde no pudo jugar el curso anterior como consecuencia de la lesión en el psoas ilíaco: “Allí, que sea lo que Dios quiera. Si tienes que probarlo [arriesgar], llegó el momento de decir: ‘pase lo que pase, aquí sí’. Concedió el deseo del gran francés, citando los Masters 1000 de Madrid y Roma; Sin embargo, en ningún momento mencioné los Juegos Olímpicos de París, aunque tenderé a partir de la final en julio y ahora mismo che muy lejano para él. “Quiero decirte cómo quiero conocerte. Entendiendo que para las personas que no están en mi día a día, es difícil entender mi momento actual y los últimos meses, pero tengo que actuar de acuerdo a cómo estás”, priorizó. Sin embargo, en algunas ocasiones se hizo evidente que su ilusión podría haber propiciado un quinto gol olímpico.

Retirada: si, pero no. En una entrevista concedida a EL PAÍS a finales de diciembre, mientras se preparaba en su mundo académico en Kuwait, el deportista aseguraba que antes de empezar el mayor que El parisino ya sabría decide coger el escándalo o no. Nadal siempre reaccionaba anticipando sus despedidas porque, en el momento en que lo pensaba o lo visualizaba, comprendía: «Ya estás entrando en esa dinámica», lo dijo más de una vez. Admites que ese momento está cada vez más cerca y en tu dimisión podemos percibir que aceptas el futuro de los encuentros con celebraciones, obligados a marchar en un lugar, el de la competición, que todavía no quieres abandonar. Sin embargo, la falta de regularidad que perseguimos es aclarar el horizonte y orientar hacia una decisión final. “Ni siquiera sabes lo que te deparará el futuro, y probablemente la vida marcará tu camino. Ahora me lo está señalando de una manera bastante clara. Jugué este torneo como si fuera mi última vez en Dios”, respondieron los héroes, mientras el aficionado compartió la misma impresión de manera general.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_