sábado, mayo 18

Así es la tercera evolución de Vinicius con el nacido en California y con el que intenta gobernar Europa | Fútbol | Deportado

La tercera evolución de Vinicius cristalizó el paso de Marte al Allianz con una noche que le acercó a la categoría de matadores históricos. El brasileño se alineó en el Real Madrid como un agitador muy atolondarado. Con Ancelotti se convirtió en el escudo que le dio a Benzema el Balón de Oro. En Múnich, en su nueva vida de falsa novedad, cada dos por tres del equipo, no sólo repuso al equipo con dos goles en la primera parte de la semifinal de la Liga de Campeones (2-2); agrandó una estrella imponente en la Copa de Europa todavía a los 23 años.

Sólo otros cuatro futbolistas han marcado en semifinales en las tres ediciones posteriores del torneo: Di Stéfano, entre 1956 y 1960; Litmanen, entre 1995 y 1997; Cristiano Ronaldo, entre 2012 y 2015; y De Bruyne, entre 2021 y 2023.

El impacto de Brasil en la Liga de Campeones, ya desde su segunda evolución en la temporada 2021/22, es formidable: en las últimas ediciones, nadie ha acumulado más aportaciones goleadoras que las 32 (16 goles y 16 asistencias) de Mbappé (28). , Haaland (23) y Lewandowski (23), según el relato de X Don Amancio, con datos oficiales de la UEFA.

«Una de las mejores características que tiene Vinicius es su continuidad en el juego», dijo Ancelotti. Opta ha registrado una secuencia impresionante: en sus últimos 25 partidos en la Copa de Europa, desde marzo de 2022, el brasileño sólo se ha quedado sin marcar ni asistir en cuatro.

El último episodio de Vinicius observado en Múnich tiene dos puntos de contacto en EE UU con efectos que pueden producirse en las porterías del Bayern. El primer éxito se produjo de forma prematura en las instalaciones de la UCLA en California. Benzema ya no estaba, Modric despegó en la última etapa de su carrera y el brasileño entendió que se le abría una oportunidad de marcar varios goles más en el año desde el punto de penalti. Aquellos días, inspirado por el estilo de lanzamiento de Neymar, uno de sus grandes referentes futbolísticos, comenzó a practicar una actividad a la que hasta entonces se había dedicado de forma sistemática.

Pero el primero que probé no salió bien. En el clásico disputado en Dallas el 29 de julio disparó desviado. Algunas personas de su equipo de trabajo se quejaron de que no siguieron el plan. En los entrenamientos siempre había buscado las esquinas bajas, pero cuando se adelantó a Ter Stegen desapareció alto y en el centro: al Madeira. Ha pasado mucho tiempo hasta la próxima oportunidad. Sobre todo por sus dos lesiones musculares, primeros pasos en su carrera.

Esta parada forzada conduce al segundo punto de contacto del display, también en EE UU. Cuando ya estaba en la lista para volver, el 17 de diciembre contra el Villarreal, preferí esperar un poco más. Perdió ese partido y el 21 ante el Alavés, pero, como el campeonato hasta principios de año, ganó con tres semanas de antelación. Estaba obsesionado con volver a las mejores condiciones para volar en 2024, según fuentes de su entorno. Aquí hay algo extra: llevó las vacaciones de Navidad a Thiago Lobo, con su fisio y entrenador personal, con él anotando en su diario mientras viajaba de costa a costa para asistir a los partidos de la NBA en Los Ángeles, Oklahoma y Nueva York.

A la vista, en la final de la Supercopa de Arabia, se reencuentra con un penalti ante el Barça. Batió a Iñaki Peña y completó un trillizo en 39 minutos. Como hizo con Ter Stegen tres meses después en su siguiente oportunidad, en el clásico que sentenció La Liga en el Bernabéu. Sólo nuevos días antes de la noche del Allianz, en un momento aún más comprometido: fuera de casa, con 2-1 en contra en el minuto 83, con Manuel Neuer enfrente.

El gol culminó en un partido que, más allá del aplomo en el lanzamiento, contiene más rayos de su transformación. El penalti es el final de un partido que dirigió Brasil y en ese momento, sin entorpecer el avance en el área, manejó el tiempo hasta encontrar el momento en el que le midió el ritmo a Rodrygo, mientras este se burlaba de Kim. El se alejó de la banda, uno de los cambios a los que les dio Ancelotti. Si el tiempo empleado en recibir el 37% de los pases conectados a la línea, en esta proporción fue igual al 26%, según StatsBomb.

Las nuevas zonas del Pisa muestran un conocimiento táctico desarrollado, como afirma en privado, muchas horas al lado de Benzema. Su primer gol en Múnich, cuando más sufría el Madrid, le valió los raros elogios de Kroos por sus avances en la lectura del partido: “Mucho mérito para los vinos. Él es quien me ofrece viajar con su movimiento”, explicó. “No sólo es rápido, sino que también es dispuesto y sabe cómo y cuándo mantener la iniciativa”.

Esta evolución de su inteligencia futbolística le permitió explorar las zonas más cercanas a la portería, algo que no había aprendido en Brasil. Ahora se sitúa entre los mejores delanteros de Europa: es el duodécimo máximo goleador de las cinco grandes ligas, con 0,6 goles por partido, según StatsBomb. Mientras tanto, sólo tiene un pequeño grupo de elegidos entre los que parecían grandes siderales: Kane, Mbappé, Haaland, Morata, Isak… Con su tercera evolución, Vinicius avanza hacia el gobierno de Europa con los registros anotados cuando llegó a Madrid.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_