lunes, abril 15

Ancelotti: Llorente despierta en el Madrid | Fútbol | Deportado

Durante casi toda la noche pareció que el Real Madrid se había escapado del destino que anunciaba los 176 centímetros de altura media de su defensa, a pesar de su inexperiencia. Sin embargo, su destino llegó exactamente como esperaba. Llegar. Tras 25 centros en el área, tras más de 93 minutos de juego en los que dominaron el partido, tanto la pelota como el ritmo y los momentos en los que rondaron a Oblak, el Atlético desactivó la alegría local en la última expedición aérea. Memphis remató de nuevo al frente y Llorente, también de cabeza, le dio la victoria, que era la señal de los cuatro puntos que se habían sumado ante el Girona, próximo visitante del Bernabéu. Lo que propició la noche de celebración de Brahim, que se marchaba a la grada en pie tras un gol y una serie de maravillas, acabó en decepción.

1

Andriy Lunin, Ferland Mendy, Nacho, Dani Carvajal, Lucas Vázquez, Federico Valverde, Jude Bellingham (Dani Ceballos, min. 88), Camavinga, Kroos, Brahim Diaz (Joselu, min. 70) y Rodrygo (Modric, min. 76)

1

Atlético

Oblak, Mario Hermoso, Witsel, Savic, Saúl (Samuel Lino, min. 60), De Paul (Pablo Barrios Rivas, min. 61), Marcos Llorente, Rodrigo Riquelme (Nahuel Molina, min. 45), Koke (Correa, min. ..67), Griezmann y Morata (Depay, min. 60)

goles 1-0 minuto 19: Brahim Díaz. 1-1 minuto. 93: Marcos Llorente.

Árbitro José María Sánchez Martínez.

Tarjetas amarillas Saúl (min. 37), Mario Hermoso (min. 38), Pablo Barrios Rivas (min. 84) y Depay (min. 95)

No siempre puede escapar al destino, aunque el Madrid lleve meses esquivando sus tiros. Su acumulación de desdichas marcó como si el partido se desarrollara, aunque no fuera posible adivinarlo. Esto es lo que sé: la lesión de Rüdiger a los jugadores del Getafe y el rencor de último momento de Tchouameni que dejó a Ancelotti sin el intercambio circunstancial más evidente por su penúltimo central sano. El encuentro del Alemanno con Greenwood, levo a colocar como pareja de Nacho a Carvajal. Y en este Madrid de Murphy, donde casi todo lo importante no estaba dañado, también se dio cuenta de que se había desesperado de ello. Vinicius estuvo en la sacristía antes de que llegara la hora del calor y comenzara un periodo de incertidumbre, órdenes y contrastes.

Joselu estaba calentando, cuando ya se estaba preparando todo el equipamiento en el traje, pero el megáfono anunció en seguida a Vini Jr. Un minuto después, por los altavoces se anunciaba un cambio de última hora: Joselu ocuparía el lugar del brasileño, que, como dijo después, había sufrido una pérdida en el cuello. Sin embargo, cuando los futbolistas parecen empezar a jugar, no había ningún atacante, hasta Brahim, idea de último momento de Ancelotti.

Pero el Madrid de este año es un equipo que hizo que todo funcionara después de comprender lo esencial del motor, o lo que cualquier observador habría señalado como esencial. Estuvo a punto de éxito de lo nuevo. Después de tres derbis enormes con 18 goles en los que el Atlético siempre había avanzado, esta vez perdió el primero el Real Madrid. Y el disparo de Dios Brahim, que fue tras una doble carambola fruto de otra lesión. El malagueño creó más que nadie en una andanada de rebotes varios en el área y el premio puso al dominio de su equipo.

Rodrygo y Koke pelean por el balón.
Rodrygo y Koke pelean por el balón. INMA FLORES

Así había gobernado el Madrid la función ante el Atlético con el puesto de freno. Simeone salió a su balcón para pedir a su tropa que le atacara, con su línea de cinco defensas, que no cedió a la tentación de atacar el balón que movía el rival, que no se desequilibró. La pelota no sopla mucho y no dura mucho. Madrid había llegado muy rápido y había llegado rápido. La descripción de Camavinga fue impactante. El centro del campo era suyo. Por todo lo demás, tocaba con líneas de meta y rotura en la carrera. Todo pasó por él y por Kroos, y alrededor de ellos, Bellingham, Rodrygo, Brahim y Valverde.

Uruguay se ha alejado de sus acciones expansivas, de futbolista todo en uno. En su defensa del compromiso, Ancelotti se los entrega a Valverde como muleta. Empezó como añadido, casi como tercero central, entre Carvajal y Lucas. Griezmann también supervisó casos con una marca al hombre. Espere hasta que el francés se haya alejado de él y haya pasado a la otra banda.

Bellingham controla el balón.
Bellingham controla el balón.
INMA FLORES

Inicié las reformas de Simeone, que también ayudó a Riquelme, casi inaudito como carro izquierdo. El argentino pasó a una defensa de cuatro. El Atlético no se alimentó. Trataba aprovechó la invitación de la talla de la defensa con una lluvia de centros al área que colocó en la apertura madridista y obligó a Lunin a lanzar algunas faltas y una buena parada para responder a una reversa de Witsel. Estas aproximaciones resultan incómodas para la Real, pero nunca deja de producir nada sobre lo que ha construido demasiado.

Al cabo de una hora, Simeone hizo una jugada más contundente: introdujo a Memphis, Lino y Barrios y retiró a Morata, Riquelme y Saúl. Eso se volvió hacia el Atlético, que también fue el camino más decisivo en el área de Lunin. Incluso llevó al marcado. Para alto, claro. Savic sacó un córner, pero un error de Saúl anuló el gol. Pasé por alto la empatía. Pero Lunin, que se incorporó así definitivamente a Kepa, también tuvo un arrebato de inspiración de quienes apoyaron los partidos: Griezmann taconó dentro del área pequeña y el portero amplió el problema.

Oblak ataca un balón en la segunda parte.
Oblak ataca un balón en la segunda parte. INMA FLORES

La energía de Memphis y la profundidad de Lino complementaron la creatividad de los franceses para derrotar al Madrid, pero el paso adelante desabrigó al Atlético y al Madrid se lanzó al espacio abierto. Valverde cabalgó y cabalgó, y cuando se acercó al área vi que era un equipo blanco contra dos defensas. Se lo dejó a Rodrygo, pero Oblak se llevó la tarta.

Como el Atlético, mantuve mi creencia. El Madrid no desistió de la jugada, atrapado en su propia agitación, y Simeone acabó emboscando la noche por la ruta aérea que esperaba.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.