domingo, abril 14

Alcaraz pone la directa y ya está en semifinales | Deportes

Otro día más en la gira americana de pista dura donde Alcaraz vuelve a sufrir y a sudar de lo lindo para llevarse el partido. Aunque esta vez se sintió más cómodo que en estas dos últimas semanas, tuvo en frente a un bombardero de saque y red que apenas dejaba opciones al resto como era Max Purcell. Se supo sobreponer el murciano en otro partido de idas y venidas, pero donde cada día que pasa da saltos más grandes en su objetivo de recuperar su mejor nivel de cara al US Open. Remontó el set en contra, dominando en el segundo y sabiendo sufrir en el tercero, y con decisión se planta en semifinales donde espera el polaco Hubert Hurkacz (20º del ranking).

Se estrenaba el murciano contra Purcell (70º de la clasificación), que a pesar de tener 26 años jugaba su segundo Masters 1000. El australiano acostumbra a jugar dobles y su estilo lo ratificaba. Gran sacador, que no tarda en subir a la red para llevarse el punto, tanto al servicio como al resto. Tampoco se podía fiar Alcaraz porque ya dio la sorpresa en Canadá eliminando al anfitrión Aliassime y en Cincinnati se deshizo de Ruud y Wawrinka.

Y salió sin ningún complejo el australiano, con buen saque y red mientras que respondía el murciano con gran servicio y conectando passings ante las constantes subidas del rival. Los juegos se sucedían hasta que Alcaraz se relajó en el peor instante y perdía su servicio ante el australiano que se colocaba 5-3. Otra vez abajo el español que tenía que remontar de nuevo cuando más cómodo se sentía. Lo intentó y se defendió pero los saques de Purcell eran misiles y se llevaba el primer set por 6-4.

“Hay que estar atentos a todo lo que nos deje”, le avisaba Ferrero que era consciente de que las oportunidades de romperle el servicio serían escasas y había que estar más preciso que nunca para conseguirlo. Y lo volvió a aplicar el número uno que empezaba a ver los huecos en el muro australiano y hacía su primer break del partido para colocarse 3-0. A partir de ahí, paciencia antes los saques de Purcell y concentración para no perder la preciada renta.

Necesitaba tirar de muñeca más que nunca para poder superar a Purcell en la red. O buscaba el ángulo, o tiraba a los pies. Pero al fin Carlitos encontraba la fórmula para hacer frente a los potentes servicios del doblista y dominando también en el fondo de la pista se llevaba el segundo set (6-3) e igualaba la contienda.

Por quinto partido consecutivo, el número uno se iba al tercer set y se repetían los patrones de todos ellos. Rompía Carlitos, se crecía como no se le había visto en toda la gira y tenía tres bolas de break para encarrilar el pase a semifinales pero volvía la irregularidad y recuperaba Purcell para poner el 3-3. Se entraba en la fase final del partido y la incertidumbre volvía a reinar en el ambiente. El número uno se sentía bien pero un paso en falso le condenaba a la eliminación. Volvió a caminar por el alambre pero esta vez Alcaraz volvió a ser Alcaraz, supo sufrir, recuperó su juego y se lleva un gran partido ante Purcell (4-6, 6-3 y 6-4). Ahora le toca mostrar su progresión ascendente ante otro sacador que ya le hizo sufrir la semana pasada: el polaco Hubert Hurkacz. Los días pasan, el cuadro se reduce y todos los caminos conducen a una final contra Novak Djokovic.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.