sábado, junio 15

Abierto de Australia 2024: Sinner explota en Australia en la costa del fondo Medvedev | Tenis | Deportado

Él tiene una resurrección aquí. Y con ella, un aterrizaje definitivo en las alturas, donde Carlos Alcaraz conoce a una pareja. Abran pasa a Jannik Sinner, el chico que hizo dos días en Rindi a Novak Djokovic y que antes de culminar una reconstrucción monumental en Melbourne, asiste a un episodio excepcional: sólo una vez ha sido la final de un grande de la Era Abierta, un inicio en 1968. Era el día 12 de la noche y fue coronada por la magistral transformación de Daniil Medvevev, el primer mayor que destacado, se dirige al nivel Rod Laver Arena. Las malas reglas del parlamento, por supuesto. Corto y directo. “Hola a todos”, dado con el trofeo en la mano. “No sé qué más decidir…”, añade con ingenio. El chico se quedó sin pelo y se enfadó con su fuerte golpe (3-6, 3-6, 6-4, 6-4 y 6-3, en 3 horas y 44 minutos) y el gigante ruso, elegante, está feliz y consolado. ¡Qué remedio!

“Siempre es un duelo, pero ganar la final es mejor que hacerlo antes. La próxima vez intentaré hacerlo mejor. Déjame decirte que hoy he pagado la tele”, expone con optimismo, llegando al vaso medio lleno porque, al contrario, le quitará el dolor. Se sostienen las razones: seis desenlaces, cinco derrotas. Tercero en Australia. Cierra el viaje con 24 horas y 17 minutos en pista, 31 de septiembre. Una barbaridad. Fundido, no ha logrado colocar el lazo y Sinner, renacido, lo desgasta. “Si es mejor aquí, con sol, que en Europa”, el campeón, con 22 años, es el más joven en la misma mayor que de las antípodas de Djokovic, 2008. También es el quinto tenista de su nación que formó parte de un gran escenario entre Pietrangelli, Pannatta, Schiavone y Pennetta. Y simplifica: “Pretendo mejorar cada día”. Aquí está Sinner, ahora, el rollo de San Cándido que este domingo sufre, rectifica y se levanta para darle un giro a la situación.

Desde la entrada, Medvedev mantiene esa mirada mortal de Medvedev, el que planeó meticulosamente el plan y lo lleva a cabo con sangre, sin torcerse, metódicamente, a su manera. A lo Daniil, marca registrada. A veces puede parecer que su propuesta responde simplemente a la anarquía, por la heterodoxia y esa forma extra de golpe y movimiento, que no tiene orden de control, pero las formas esconden el fondo. El ruso es un tenista discapacitado. Para que esto sea completo y estratégicamente tan retorcido —en el buen sentido de la palabra—, la pista son casillas blancas y negras, tierra constante de oportunidades. Cada cabello es una oportunidad para hacer daño. Lo guarda todo en su cabeza y, consciente de los nervios del día que viene, lo lleva por tierra, mar y aire, va y viene. Todo el arsenal. Entonces se abre paso y así marca territorio: Oye, chaval, sé adónde va esto.

Medvedev se queja durante la fiesta.ISSEI KATO (REUTERS)

Sartenazos por quequier, bola deepa e intención en todos e cada uno de los pelotazos. Rasea, que así multiplica el efecto; Por muy joven que sea, 22 años de efervescencia, el rival acabará con lumbalgia. Astuto siempre lo es. “Quiz me ayuda con mi experiencia”, dijo hace dos días. Es mucho. Durante un buen rato antes. Te ayuda a delinear, abrir ángulos y explorar los límites una y otra vez, y lo disfrutarás una y otra vez con el servicio. Resuelve cada round en un suspiro, mientras Sinner lo hace rápido y flaquea, si tarda en descolgar, como si hubiera quedado en la semifinal de los partidos contra Djokovic. Un final de una gran historia y el italiano responde con timidez, agarrotado, hasta cumplir cierto punto. “Estoy muerto”, dirá en el tercero ajustado a. No si no es en Tiros. Cede rápidamente y murmura en el medio porque temes que la final decida demasiado rápido. Señor desequilibrio.

Los fantasmas de 2022

La primera parte dura poco más de la media, 36 minutos, y la segunda ofrece más debate entre los peloteos, pero en el momento en que el ruso confirma la romper, 4-1 ya llegó, la sensación es poco menos de que la final tiene un solo camino y una sola salida, porque este es el decisivo y majestuoso Medvedev, el implacable, el feroz, esto no permite discusión y la solución es muy rápida. lo cual parece tener lugar antes de ducharse y volver a casa. Daniel, el práctico. Así es. Lo dilata más, 49 minutos. Pero él no perdona. No te unas a Sinner en el duelo, no más. Habrá paseo más tarde. Sí, esto es tenis. El calor no entra en la máquina, como si se cuestionara en el sueño, relacionado con el histórico triunfo ante Nole. La ciudad está ganando a lo grande y el rival aún más. Pero no tuve que cantar Victoria Medvedev. Ya se verá por qué.

Desde la trinchera, en el paraíso, sigue golpeando sin tregua el coste de su barba descubierta en la preparación, buen tipo, singular, el francés Gilles Cervara. No te fías, Daniil, le dice con un gesto. No te preocupes, vuelve a insistir con la mueca. Recuerda lo que pasé aquí. Ya sabes: 2022, llegan dos conjuntos, es 96%-4% lo que refleja el reclamo de la Inteligencia Artificial a tu favor y… el peso que nunca olvidarás. Aún escuece esa herida, ma el relato es totalmente distinto esta vez, piensa quizás. El encuentro contigo no es un tal Rafael Nadal, sino un joven que planea, trepa y promete, pero antes de que la nueva circunstancia traspase el puñetazo y es así inalterable, porque el nerviosismo anula en la espalda y toda la fiabilidad a la que se suele vivir en tensión e inseguridad, balón grande o rojo, desteñido con el saque. Lo perdió dos veces en el torneo, cuando Medvedev le ganó en hora y media.

Pecador, durante la fiesta.
Pecador, durante la fiesta.JAMES ROSS (EFE)

Se debe derivar íntegramente en un acto más suave, rectilíneo y sin emociones, como se quiere escuchar el sonido. Cloroformo puro. Noche aséptica en Melbourne mientras sea, confié, mal esperar a los guías cifrados de Cervara, emprender una marcha y aprender el regreso. Hoy en día no es el año 2022, se trata de descender y tener esa conversación con el público que ya pasó, no; en esta ocasión sus fortalezas les penalizan. Si estaba desocupada, así de simple. Sin saber hasta qué punto, Sinner se encuentra arrepentido, recompensado por dos balones muy mal tocados por su rival, y cómo este tenis es un estado de ánimo (en realidad, como casi todo en la vida) que revive, crece y demuestra que lo eres. listo para volar en serio. Si puedes, piénsalo, ¿por qué no? Increíblemente, heno final. Una vez caído, el Tirol hace gala de la virtud de no darse por vencido, de creer y de esperar. No es un monólogo, es sólo una conversación uno a uno.

Según avanza el reloj, Medvedev se ve obligado a pesarles tras las horas invertidas en carrera, seis más; así como dos partes extra. A última hora de la tarde, estos alfileres se desprenden como alas y Moscú se decolora, son roídos por más fantasmas y poco a poco son convertidos en pelaje por la pesada y metálica babosa del Sinner, transformado de nuevo en este pegador infranqueable y letal que los ha llenado, empujar y empujar sin parar. De esta manera, casi no tendrás a nadie de lo que crees. Enrolla y desenrolla hasta que el frente detenga la pregunta de escape, de giro en giro. Este es otro ejemplo del mismo Borg, el cyborg de las regiones superiores. Y aquí está ahora Jannik, el niño bueno, educado y aplicado, que además juega como los ángeles y habla bien. Que mas puedes hacer? Magnífico nuevo exponente para este deporte tan bueno y tan cruel. Lo que le preguntaron a Medvedev. Esta vez no es un mal gesto, pero sí el mismo epílogo: Australia y allá, una libra. Gloria, sí, por Sinner.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.